1 3000 1 120 http://www.apolorama.com 960 1
site-mobile-logo
site-logo

Un nuevo empleado en los pinos

Tenía un artículo diferente, ya estaba escrito. La incertidumbre era el personaje principal porque terminé de escribirlo el domingo al medio día, pero es casi media noche y no puedo dejar de pensar que el tema, se quedó atrás. O no, pero ya tiene un matiz diferente.

La situación en México es incierta, un nuevo presidente electo al frente, que a mí lo que menos me causa es miedo, del real.

Me sentí decepcionado al ver que mucha gente de mi círculo más cercano apoyó a este candidato. Otros, simplemente me lo pude imaginar desde mucho antes y no me sorprendió nada las cosas que escribieron en redes sociales.

Y las redes sociales se volvieron otro tema. De un momento para otro dejé de ver tanto insulto, tanto odio, tanto vamos a ver quién la tiene más grande. Por fin.

Será de lo poco bueno que tenga el hecho de que haya terminado por fin este domingo primero de julio.

Lo que deberíamos de tener claro es que la persona que va a entrar a los pinos es empleado nuestro, que la campaña electoral -de 12 años- fue la entrevista, fue donde vimos las ganas que tenía de quedarse con el puesto. Al final, unos estuvieron de acuerdo y otros no tanto, pero así pasa siempre. Ahora nos toca portarnos como los jefes de la empresa. Tendrá que responder a las demandas del puesto y nosotros tenemos que exigir y hacerlo bien. Y como cualquier jefe que se atreve a exigir y mandar, poner el ejemplo primero. Sí, leíste bien, el ejemplo va primero.

Si votaste por él, te toca ahora demostrar porque lo elegiste. Te toca exigirle. Te toca ser congruente en tu día a día, no sólo de redes sociales para afuera. Te toca hacerlo quedar bien por lo menos para evitar reproches de los que te dijeron que no lo hicieras. No sólo escribir viva México en los grupos de whats. No sólo cambiar tu foto de perfil por una con un filtro que haga evidente por quién votaste.

Y si no votaste por él, también. Te toca hacer lo mismo. Poner los mismos huevos que has puesto hasta hoy y si se puede más, hacerlo. Poner el mismo ejemplo, hacer todos los días lo que esté en tus manos para que este país, el lugar en el que vivimos sea mejor. Que eso nos toca a todos y cada uno de nosotros, frase cliché que se ha repetido últimamente. Cliché, cliché pero tan real como tú y yo.

Tú y yo, justo los personajes con los que hubiera tenido que trabajar cualquier candidato. Sin importar nombre, apellido, ni color. Sin importar promesas, defectos, ni nada de esas cosas que tiene cualquier persona. La materia prima hubiera sido la misma y cuando un pastelero trabaja con ingredientes echados a perder, por muy bueno que sea el chef repostero, el pastel queda justo como te lo estás imaginando, podrido.

Cambiemos la materia prima.

Asumamos por primera vez que los que mandamos aquí somos nosotros.

Tú, yo, el de a lado, el de enfrente. El que te da gusto que lo haga y con el que jamás trabajarías. Todos lo somos. Lleguemos temprano a este nuevo México que enfrenta retos diferentes. No hablemos de mejor o peor, simplemente diferentes.

En mi caso, haré lo que tenga que hacer para que el candidato al que jamás apoyé y que además deseaba que no ganara, ahora quede bien. Que salga triunfante de su sexenio, supongo que después de todo el texto no tengo que explicar que no es por él.

Es hora de que dejes de poner tu destino en manos de los demás. De encontrar responsables de todo, de culpabilizar. Es hora de asumir. De ser. De pertenecer. De crear.

Independientemente de a quién hayas elegido, estamos en el mismo barco y vamos para el mismo destino. Y cuando hay que ponerse a remar es mejor hacerlo cantando, sonriendo o como sea que disfrutes del camino.

Tal vez así el país logre cambiar y entonces nos van a llamar con otro nombre, sí, como muchos detractores habían previsto.

Pero no será Venezuela, ni Suiza, en una de esas el mundo termina por llamarnos Estamos Unidos Mexicanos.

Noe Silva

Publicista. Amante de la discusión. Firme militante del depende. Redactor creativo en ( anónimo ). En resumen, creo que el caos es necesario.

Anterior
Estos son los retos ...
Siguiente
¿Ya conoces lo que ...