fbpx
1 3000 1 120 http://www.apolorama.com 960 1
site-mobile-logo
site-logo

Seres eternos

Este artículo se lee en 3 minutos

Todo esto no cabe en un tuit y ya no estamos para mensajes de whats, pero déjame contarte que hay algo con lo que tendrás que vivir para siempre. Aquí no hay elección, ya no más. Ni firmas en un papel con el que te puedas separar de la persona a la que decías amar, dividir las cosas que compraron juntos, dejarle la casa y volver a empezar. No, con esto se vive para siempre.

Es de las pocas cosas constantes en esta vida, para donde te muevas te las llevarás. Como un par de hombreras, habrá unas que te queden grandes y otras más justadas, pero las dos se van a notar, igual que cuando te queden bien y te ayuden incluso en tu postura.

Hagas lo que hagas e incluso cuando decides no hacer, ahí van a estar siempre. Supongo que ya sabes de lo que hablo, o por lo menos eso esperaría después de lo que has pasado.

Porque dejar de hacer también es una decisión y una que incluso a veces, cuando pasa el tiempo, termina pesando de más. Justo como lo que te está pasando en este momento.

Tendrás que vivir para siempre con esos seres que se esconden en el rincón más complicado de limpiar pero que invariablemente se notan, sobre todo cuando alguien que pasa cerca le da por estornudar. Es entonces cuando sabes que ahí están y que, gracias al estornudo, ahora todos empiezan a voltear.

Son esos seres que nacen cuando las decisiones y el paso del tiempo hacen el amor, o tienen sexo. Que no es lo mismo. Lo que a la gente le da por llamar consecuencias.

Esas que vemos por todos lados en esta Santa Inquisición 2.0 que son las redes sociales, donde pretendemos convertirnos en jueces, dictar la sentencia y después hacerla de verdugos. Y si no que les pregunten a los protagonistas del movimiento #MeToo. Suicidios, amenazas de muerte y deseos tan reprobables como lo que hicieron las personas señaladas. Consecuencias.

Consecuencias que nos hacen estornudar a más de uno, esa constante con la que tendrás que vivir por lo que hiciste, pero también por lo que dejaste de hacer, por lo que permitiste que pasara frente a ti, en el mismo grupo de whats en el que estabas, en el equipo que lidereabas. Por esa broma que no se te hizo tan grave, por la risa que soltaste cuando debiste de haberte callado, recapacitar y corregir. Por la broma que hiciste para sentir que pertenecías a un equipo que nunca fue equipo y al que por supuesto nunca perteneciste. Por eso hoy, tienes que ampliar tu casa, reacomodar los muebles, hacer limpieza a fondo y aprender a vivir y convivir con estos seres.

Seres que pueden hacer tu vida llevadera, grata o una pesadilla.

Seres de los que no hay forma de negar la paternidad.

Seres que son parte de ti y de lo que eres.

Seres que pueden convertirse en fantasmas, pero nunca abandonan tu casa.

Seres que algunos llaman consecuencias.

Noe Silva

Publicista. Amante de la discusión. Firme militante del depende. Redactor creativo en ( anónimo ). En resumen, creo que el caos es necesario.

Anterior
"DON QUIJOTE" , Issa...
Siguiente
Platicamos con Max C...