1 3000 1 120 http://www.apolorama.com 960 1
site-mobile-logo
site-logo

Qué quieres ser de niño.

Este artículo se lee en 3 minutos

El artículo debería de terminar con el puro título, dejar una pregunta tan grande como esa. Lo que pueda decir después sería la justificación que todo mundo busca para las cosas que no ha hecho. O como se le conoce, paja.

Vienes y me preguntas, qué quieres ser de niño. No de esa forma, ni con esas palabras, pero el disparo llegó. Y no tenía el chaleco antibalas puesto. No dejé de preguntármelo, ni de pensar que esa es la pregunta que todos deberíamos hacernos de tanto en tanto. Qué quieres ser de niño. Con esas ganas de no crecer jamás, de darnos cuenta que ya éramos grandes sin tener la necesidad de pasar el metro, veinte para ahora sí, hacer lo que nos dé la gana. Ajá. A otro con ese cuento.

Por eso deja que te pregunte, qué quieres ser de niño. O mejor aún, hazlo tú. Frente al espejo. Es un deporte de alto riesgo. Algunos podrían decir incluso, suicidio emocional, pero es que no puedes renacer si no has muerto del todo. Anda, dispara a quemarropa que el espejo también se cansa de esperar.

De vez en cuando es bueno recordar que es lo que nos gustaba hacer. No que queríamos ser de grandes porque seguramente ahí empezó nuestro peor error, no saber que ya éramos lo suficientemente grandes siendo pequeños. Sino recordar, qué nos hacía soñar. Qué nos llenaba la carita de emoción, qué nos hacía brincar en el sillón de las ganas. Qué era eso que, al recordarlo en este momento, te está volviendo a emocionar.

Qué quieres ser de niño. Porque nunca es tarde.

Y porque seguramente ahí, se encuentre tu más grande talento. Lo que te llenará primero el alma y en consecuencia tu bolsillo, no al revés. No es difícil descubrirlo, lo complicado es preguntar.

Pregúntate, si a ese tú de hace algunos años, los que sean, le hubiera gustado ser quien eres. Si ese niño sentiría orgullo al verte hoy. Si la respuesta es sí, felicidades, estás dónde tienes que estar y sobre todo, eres. Pero si la respuesta es no, déjame regalarte otras balas para el carrete. Qué esperas para hacerlo sentir orgulloso. Qué esperas para cambiar esa corbata por una sonrisa. Qué quieres ser de niño. Qué te detiene. Qué más da.

Siempre va a ser preferible ser un niño que está jugando a ser adulto, que un adulto que se olvidó que alguna vez fue niño.

Qué quieres ser de niño. Porque nunca se es demasiado grande.

Noe Silva

Publicista. Amante de la discusión. Firme militante del depende. Redactor creativo en ( anónimo ). En resumen, creo que el caos es necesario.

Anterior
La Fiesta de los Feo...
Siguiente
La Visita De Banksy ...