1 3000 1 120 http://www.apolorama.com 960 1
site-mobile-logo
site-logo

¿Qué hace más daño el alcohol o las drogas? // Parte 1

Vamos, actuemos como adultos. El tema de las drogas y el alcohol ya es algo tan normal que puedes ir con tu “fritofriend” al super y hablar sobre el tema sin pelos en la lengua ignorando el hecho de que la gente que los rodea escuchen, en uno de esos momentos nos preguntamos, ¿qué nos hará más daño el alcohol o las drogas? 

Por eso es que decidí hacer un experimento en 2 fines de semana. El primero, desde el viernes me mantuve comiendo bien (desayunar, comer, cenar) tomar solamente agua o sueros, incluso tuvimos una comida en la terraza de uno de nuestros conocidos en donde había gran cantidad de alcohol y comida, era tanta mi determinación de no consumir alcohol, que sólo me concentré en la comida, ¿el plan?, mantenerme así hasta un evento de música electrónica en el que pensaba meterme un ácido por partes (tampoco hay que atascarse a la primera). 

Nos arreglamos y, ¡arre al evento!, comencé como siempre viendo el lugar, saludando amigos, consumiendo agua y ocasionalmente ir al área de baños para fumar y platicar, al rato de dos horas comencé con un cuartito me sentía bien, el efecto no llegaba hasta casi la hora, así que decidí que era momento de meterme otro cuartito, comencé a sentir los efectos, bailar más, tomar más agua y divertirme con las luces al cerrar los ojos, pero seguía muy consciente de lo que sucedía a mi alrededor.

via GIPHY

Llegó el momento de irnos, ahí me di cuenta que ya me estaba pegando porque íbamos bajando unas escaleras tipo coloniales, pero lo sentía tan lento y tan bien que veía mi falda (dorada y larga) moviéndose hermosamente, después me fui a un antro a esperar a una amiga para festejar su cumple, no llegó y tomé mi UBER para llegar a casa en donde ya estaba uno de mis amigos. Por lo sucedido con mi amiga estaba muy enojada, comenzamos a platicar, me calmó y decidimos movernos a la sala para escuchar Moderat. Me metí el tercer cuartito, mi amigo sacó “M”droga que nunca había probado y le pedí sólo para probar, la verdad tenía miedo pero junto con el ácido hice lo conocido como “CandyFlip” y … ¡woooow! qué experiencia de colores y sensaciones, creo que hasta estaba algo horny

Después de hablar con mi amiga, arreglar y aclarar la situación, llegó con sus amigos, que consumen mota (esa no la soporto) así que les dije que si querían fumar, fuera en la terraza porque es mi casa y me caga el olor. Ah, pero la sorpresa de la noche fue que también traían coca y les dije que se armaran un bazuco con un cigarro normal, el cual la mitad me lo fumé (debo aclarar que  al fumar la coca, no sé el porqué me da sueño) pero, en esta ocasión no y seguimos hasta que de manera educada les pedí que ya era hora de que se fueran a sus casas (ya eran tipo las 5 a.m.). Tenía los ojos como Wes Borland el guitarrista de Limp Bizkit, o sea la pupila más dilatada que gato cuando ve a su presa, mi amiga se quedó en mi cuarto y mi amigo en otro cuarto.

Puse música y seguía disfrutando de los efectos, qué colores tan hermosos y mi ventana tiene un efecto por las noches que me encanta, pero de repente ya eran las 9 a.m., y no había dormido, me levanté a limpiar, acomodar, estaba desesperada porque si sentía mucho sueño, pero, vamos estaba hasta el culo de drogada, se levantó mi amigo y me preparó un té de manzanilla, me metí a bañar y nada. 

Nos fuimos a desayunar a un lugar muy conocido y mis pupilas seguían igual. Mientras desayunábamos y comía como nunca en mi vida uno me dijo “A  me pasó lo mismo con el “M”, no pude dormir en dos días”, verga que horror, nos regresamos al departamento caminando y tómala, comencé a sudar frío y a sentir la presión baja para lo que me dijeronenséñanos las pupilas, ah ya se te fue el efecto”.

¡Me dio la pálida!, llegamos y me quedé dormida, desperté hasta las 8 p.m. y de ahí lo único malo que conocí fue el efecto de tristeza del “M”, me puse a llorar como Magdalena y después de dos tazas de té de manzanilla caí rendida.

Debo aclarar que además del insomnio y tristeza no tenía ningún otro malestar como dolor de cabeza, vómito u otra cosa y después de descansar me sentía muy bien, pero aprendí a que esa droga nueva para , ni de broma la volvería a consumir, pero no me volví una adicta o hice cosas estúpidas, es más tenía mi dignidad completa así como todos mis recuerdos de ese fin…

 

 

 CONTINUARÁ…

 

Anterior
Ciente.
Siguiente
¿Vamos a las Fiesta...