fbpx
1 3000 1 120 http://www.apolorama.com 960 1
site-mobile-logo
site-logo

“Orange Road” , una novela distópica de Isaí Moreno

Este artículo se lee en 3 minutos

 

 

Orange Road (Nitro/Press y Secretaría de la Cultura y las Artes de Yucatán, 2019), y refleja puntualmente la esencia de la novela entera de Isaí Moreno, galardonada con el Premio Nacional de Novela Corta Juan García Ponce 2016.

¿Qué encierra Orange Road, ese punto de fuga en cuya línea recta uno puede perderse para siempre?

SINOPSIS

El ala radical de una secta religiosa de corte milenarista apocalíptico se retira a las inmediaciones de Orange Road, carretera internada en el desierto bajo el sol ardiente, para planear un atentado terrorista que muestre al mundo el resplandor que se avecina. Sin embargo, las intenciones emancipadoras del credo empiezan a cimbrarse, paradójicamente, a causa del fervor de los adeptos por recorrer esa carretera hasta el destino final, mientras arriba el día que inauguró el Tercer Milenio: el 11 de septiembre del 2001. A su modo, ésta es una novela 11-S y, también, un atisbo al curso delirante de nuestro mundo.

La portada es en sí una señal de alerta, una previsión de la historia que resguarda. Si bien el camino es una invitación para desvelar el enigma de la carretera que parece no tener fin llamada Orange Road —el punto de fuga de una vía en medio del desierto donde contrastan el naranja y el negro—, la escena también se convierte en un símbolo de peligro: el color naranja, al originarse del rojo y el amarillo, se vincula con la exaltación y la energía, alude al sol y al fuego, a su luz incandescente e hipnotizadora, a la pasión o, incluso, la agresión.

En la misma novela, este color se asimila con la divinidad y está presente en todo momento: “el fulgor naranja”, “el sendero cubierto de polvillo casi rojo, casi naranja”, “el esplendor naranja de la inmensidad”.

Luis, el protagonista y narrador, es oriundo de Baja California Sur: su determinación por conocer el “lugar sagrado” y encontrar la plenitud surge de la hipnotizante aridez de su tierra, por lo que se integra a la Hermandad del Éter, secta religiosa apocalíptica que pretende despertar o sacudir al mundo.

El líder, una especie de mesías, los recibe con la promesa de la deificación. Bajo esta ilusión, creada o fomentada, y la lectura de las sagradas escrituras de El Libro de la Destrucción, logra la comunión de un grupo manipulable y vulnerable que se guía por una misma fe y propósito, una comunidad situada en un campamento en el desierto que circunda al Gran Cañón, en Arizona. El suyo es un escenario en decadencia, un santuario en ruinas. Ellos creen que el dolor y la agonía purifican, que son los escogidos para llevar a cabo la gran misión del “guiador de mentes”.

Orange Road resulta inexplicable, pero la Hermandad lo traduce como una larga peregrinación, un éxodo infinito. A todos ellos los une una búsqueda tan árida como el terreno en el que están plantados, y las particularidades del desierto potencializan su fanatismo, esa “mezcla altamente explosiva de extremismo e imaginación” según Herbert Von Karajan, y que Diderot aseguró que está sólo a un paso de distancia de la barbarie.

La narrativa de Isaí es tan eficaz que le transfiere al lector las obsesiones de los personajes, contagia el anhelo vehemente por saber qué hay al final del quimérico camino. Nos permite conocer a la Hermandad desde la intimidad, entender la naturaleza de cada elemento.

 

Denisse De la Parra

www.denissedelap.com

Anterior
10 lecciones de mark...
Siguiente
"Stranger Things" Me...