1 3000 1 120 http://www.apolorama.com 960 1
site-mobile-logo
site-logo

Entrevista a una Cougar

¿Que si creo en el amor?
¡Por supuesto que lo hago! No creo que exista una fuente más pura de energía, ni nada más conmovedor que amar y sentirse amado.

No, nunca me he enamorado, pero eso no dependió de mí. Verás, tengo una idea, no, una creencia poco convencional del amor. Aún no encuentro con quién compartirla, pero sé que lo haré.

Quizás nunca me he enamorado, pero eso no quiere decir que no haya experimentado el amor.
Desde pequeña lo he hecho, he respirado, comido y dormido con el amor. Amor de mis padres, amor de mis hermanos y familia. El amor incondicional de una mascota e incluso de algún profesor. Amor de mis amigos, amor de mis enemigos. Amor de desconocidos y amor de las personas que alguna vez sentí cercanas y hoy no están más aquí.

También he sentido el amor de mis amantes, que como bien dice la palabra, me amaron como pocos aman. Arrebatando miedos, experimentando primeras veces y últimas veces también. Muchos de ellos eran amables, no precisamente por ser cariñosos conmigo, sino porque me hacían sentir cosas que por momentos podía sentir casi que los amaba, pero solo eran eso: momentos.

Lo sé, las personas somos complejas, pero es porque así lo deseamos, así nos gusta querer. Con recelos, con ímpetus y pasión. Amamos con drama y coraje. A veces confundimos el amar con amarrar, con amagar, con amargar, amenazar o hasta con amedrentar.

Pero, ¿a qué iba con todo esto? ¡Ah claro!

Qué complejos somos para las cosas del amor, ¿no lo crees? En especial las mujeres… ¡Ay nosotras las mujeres!, las “pinches viejas” jajajaja.

No conozco mujer alguna que, a pesar de tener a un hombre a su lado, el cual la ame e idolatre, no haya tenido duda alguna, inseguridades, incertidumbres o miedos. Algunas con fundamentos, otras sin ellos, pero al final todos pendejos.

Cientos de veces escuché: “lo amo tanto que tengo miedo de perderlo”. Otras más cínicas era porque se aburrían de sus hombres y no tenían una mejor forma de terminar que inventándoles una historia. Otras tantas estaban locas, deprimidas, indecisas e incluso eran lesbianas.

Tuve la fortuna, (no por ser algo bueno sino por algo del destino) de cruzarme con muchas de estas mujeres durante mi adolescencia. Probablemente esta sea la razón por la cual a mis 59 años no me he enamorado.

¡Y vieras que no me pesa, cariño! “Soltera mas no sola”.

Nunca tuve la fascinación por engendrar una familia. Seguramente la desmotivación de tener hijos frenó la premura que acompaña a la mayoría de las mujeres a encontrar un compañero.

Estamos tan aterrorizados por quedarnos solos, tan ciegos ante este temor infundado que no nos damos cuenta que a lo que en realidad debemos temer es a la soledad en compañía, a desconocernos por dedicarnos a alguien más. A perdernos en sueños y anhelos de terceros, olvidando los propios. Esas son las cosas que me aterran: olvidarme. Como tener Parkinson de ambiciones y personalidad.

Cada que sentía que comenzaba a perderme entre los ideales de alguien más, salí corriendo. Sin explicaciones ni drama. Morimos solos, mas no tenemos que vivir así.

Como te dije antes, he tenido una vida muy plena, llena de amor y reconocimientos. Tan es así que nunca he sentido la necesidad de fingir un amor, de obligar una entrega o actuar un orgasmo.

Sé que puede incomodarles el leer estas cosas de una mujer que está por entrar a la tercera edad, pero en algún momento tú también llegarás a ese punto de la vida. Ojalá que cuando lo hagas, sigas lleno de deseos y sueños. Que la edad sea solo un número y no un temor.

Ya te conté de las cosas a las que debes temer, el resto son cosas pasajeras. Cuasi modas de épocas por las que tendrás que pasar…

Para terminar: Tengo 59 años y nunca me he enamorado y estoy bien con eso. No cambiaría nada de mi vida. No sé como hacerlo; ni puedo, ni quiero. Sin embargo, no pierdo la ilusión de un día encontrar el amor y probar esas dulces mieles y esas raras teorías de cómo debe cambiar tu vida el estar sumergido en semejante melasa sentimental e irracional.

¡No!, no voy a abrir Tinder.
¿No entendiste nada?
No estoy desesperada… Jajajajaja.

Karo Gómez

Publicista Digital. Risueña. Sarcástica. Cruda. Espontánea. Colorida. Se recomienda discreción. Nativo es sexy. #Diseñañoña #SoyNómada

Anterior
Paul McCartney viene...
Siguiente
Y que se roban 18 mi...