1 3000 1 120 http://www.apolorama.com 960 1
site-mobile-logo
site-logo

Entre el cielo, payasos, el hubiera y la posibilidad.

Este artículo se lee en 3 minutos

Imagina. Ya sé que lo haces diario incluso sin darte cuenta. Que le abres la puerta a escenarios que sólo existen en tu mente, incluso más veces de las que te gustarían, pero hoy quiero que imagines algo muy puntual.

Imagina por un momento que, en algún punto de la vida, a alguien, un genio o un loco incomprendido, se le hubiera ocurrido que los payasos viajaran a la luna, ellos en lugar de los astronautas. Imagina que el hubiera existiera como una verdadera posibilidad.

A partir de aquí imagina qué hubiera pasado con los payasos descubriendo el universo, el mismo nos causaría risa y voltear al cielo, como mínimo, una sonrisa.

Como si fuera poco sonreír en estos tiempos.

Tal vez hubiéramos definido el big bang como una carcajada y la teoría del caos la maquillaríamos, le pondríamos una nariz roja y una peluca que no le combine con nada y tal vez así la entenderíamos mejor.

Haríamos chistes de estrellas y se crearían universos en las miradas que son capaces de sonreír. Alguna he visto por ahí.

Las estrellas fugaces no se llamarían así, serían mejor conocidas como chistes cortos.

Y eso sí, en cada cumpleaños infantil, tendríamos un astronauta en casa.

En los escenarios de stand up habría telescopios y el chiste se contaría solo. A que no suena mal. Y la flor que traen los payasos en el ojal, ya no sacaría agua, si no polvo de estrellas. Que dicen los románticos que de eso estamos hechos.

Por más hermoso que parezca ese escenario vive en el universo del hubiera. Porque el hubiera sí existe, pero sólo como detonador extraordinario de la imaginación. Lo malo es que lo utilizamos como arma de tortura sentimental, sobre todo cuando pensamos que, si hubiéramos hecho, dicho o pensado otra cosa en el momento adecuado, todo habría sido diferente. Con la cantidad de posibles escenarios que el universo tiene por ahí. Y es que no hemos sido capaces de entender todavía que lo interesante del ser humano es que no puede regresar el tiempo, que todavía no tiene la capacidad de volver y tomar otra dirección donde cree que hubo un error de ruta y que es justo por esto que cada experiencia es tan única, cada decisión es la correcta y cada palabra y pensamiento llegaron en el momento que necesitaban llegar, en esa realidad, el hubiera, ya no tiene lugar. Y es en este momento que te das cuenta que es mejor la posibilidad, porque esa tiene la cualidad de encontrar las oportunidades en el futuro, que si caminas de frente no es más que el lugar en el que fijas la mirada.

Por eso no pasó, ni pasará nada distinto a lo que has tenido que vivir. No hay nada que hubiera sido distinto si… Puedes estar seguro de que estás en el lugar correcto.

La verdadera pregunta es y siempre será, qué vas a hacer tú, en ese lugar.

Noe Silva

Publicista. Amante de la discusión. Firme militante del depende. Redactor creativo en ( anónimo ). En resumen, creo que el caos es necesario.

Anterior
X-Men: Dark Phoenix
Siguiente
Intensa.