fbpx
Top
Déjame contarte algo. - Apolorama
fade
47309
post-template-default,single,single-post,postid-47309,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.0.1,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-fixed-on-scroll,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-slide-from-bottom,eltd-dark-header,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Déjame contarte algo.

Déjame contarte algo.

Este artículo se lee en 3 minutos

Déjame contarte algo y el hecho de que yo te lo diga no quiere decir que sea verdad. Pero es lo que hay aquí, mi realidad y por lo tanto para mi funciona como tal, así que puedes llamarle como quieras, que la etiqueta que le pongas será tu verdad.

Pues eso, que la verdad es subjetiva, pasa en todo, porque los hechos siempre van a depender de los ojos que los miran. De los fantasmas que hay detrás. De las telarañas que no hemos sido capaces de quitar o incluso de la nueva repisa que nos acabamos de instalar. Que no todo es malo, de verdad.

Nadie lee nunca el mismo libro, nadie pinta nunca el mismo bodegón, nadie toca la misma melodía igual. Porque lo que hay adentro de nosotros, lo que de verdad nos hace vibrar es la firma que terminamos estampando en todo lo que hacemos, lo que a la gente le da por llamar verdad. Las huellas dactilares de la cotidianidad.

Y ésta, que tantas guerras ha provocado, tantas discusiones ha patrocinado y tantos divorcios ha sido capaz de provocar se va tan campante cambiando segundo a segundo, parpadeo a parpadeo, siempre le da un tanto igual lo que deja atrás, que no son más que versiones de ella contadas en desigual. Escenas de la misma obra vistas desde diferentes lugares porque no ha todos les alcanza para sentarse en la primera fila, que no siempre es el mejor asiento.

Porque las cosas son como eres, los hechos como eres capaz de verlos y la vida es como eres capaz de contarla.

Por eso no hagas caso cuando te digan, déjame que te cuente la verdad. No porque te mientan, que es diferente, sino porque cada quien tiene su verdad. Tan suya y tan propia que puede que no te suene de nada, que puede que incluso te haga dudar.

Discusión gratuita sin necesidad de tu cuenta de Paypal. No, no es lo mismo mentir, que es cambiar los hechos que conocemos con alevosía y ventaja. Modificar la historia con un objetivo en particular, el que sea. Muy diferente de no escuchar lo que querías escuchar.

Perdón que te lo diga, pero eso no es mentir, ni ocultarte la verdad. Cuéntame la tuya, las juntamos y en una de esas hacemos nuestra propia verdad universal, que supongo será el punto exacto en el que convergen dos verdades que se tenían que encontrar. Dos verdades que se ponen de acuerdo. Dos, que sin dejar de ser individuales, les dio por vestirse igual. Algo como lo que pasa con las parejas que pasan tanto tiempo juntas, en una de esas es que les da por ver la misma verdad. Vivir en una realidad compartida. Y aún así, hay puntos de diferencia circunstanciales que terminan sazonando la relación. Creyentes absolutas de la discusión, antesala de la tan aclamada reconciliación.

La verdad, la verdad, nadie la tiene, no dejes que te la vengan a contar.

La verdad, la verdad es como quieres que sea. Como eres capaz de imaginarla.

La verdad, la verdad es realidad propia, pero nada más.

La verdad, tampoco es esta. A quién vamos a engañar.

Noe Silva

Publicista. Amante de la discusión. Firme militante del depende. Redactor creativo en ( anónimo ). En resumen, creo que el caos es necesario.