1 3000 1 120 http://www.apolorama.com 960 1
site-mobile-logo
site-logo

Ciente.

Este artículo se lee en 4 minutos

Todo lo que pasa alrededor de ti. Lo que te llega e incluso lo que dejas ir. Pero de verdad hazlo. Ciente.

No listillo, no es falta de ortografía, es eso que te pone al cien. Porque hoy parece que ya todo nos da igual. Que el estrés hay que eliminarlo y la tristeza, es una rara enfermedad que hay que curar. Mejor ni hablamos de la soledad, porque esa te puede hacer sentir más de lo que esperas y en una de esas hasta aprendes a estar contigo. Qué terror. Que cualquiera al que vemos solo pasa por loco, amargado o directamente abandonado.

Ciente y que cada sentimiento que tengas te lleve a su máxima intensidad, porque hablar de ser feliz y sonreírle al mundo está bien, siempre y cuando lo sientas.

Y cuando todo se va a la mierda, cuando en frente de ti no hay luz y está oscuro, también hay que sentirlo al cien, dejarlo salir y si me apuras tantito hasta disfrutarlo. Porque no todo es luz. Y aprender a vivir en la oscuridad, te da una ventaja sobre los que no lo hacen. Pero también te ayuda a conocerte cuando ni tú te puedes ver. A escucharte cuando el silencio te empieza a hablar.

Cuando algo está mal hay que decirlo. Gritarlo. Hacerle caras y mostrar el desacuerdo. Porque eso te hará ser fiel a ti mismo y por lo tanto sentirte bien.

Deja que se te presenten todos los sentimientos frente a ti. De uno por uno, de par en par, da igual, pero cuando lleguen déjalos ser, no intentes cambiarlos ni entenderlos, conócelos. En una de esas terminan siendo tus amigos y los aceptas como parte de ti.

Ciente, porque sentir al cien no es lo mismo que dejar que todo fluya, es sentir la esencia del sentimiento, entenderlo y a partir de ahí, hasta llegarte a conocer. Que no es cosa fácil.

Ya lo había escrito, pero me da igual, ahí va de nuevo, y es que donde manda la emoción es donde suceden las cosas. En serio, por eso ciente con todas sus letras, con su supuesta falta de ortografía, con la mirada, con la sonrisa que te provocan, con la que provocas tú. Con la nostalgia. Con la ternura. Con la sal que subraya alguna mirada, que de emoción también se llora y de tristeza, uno se limpia. Ciente, porque nos hace más humanos.

No intentes racionalizar los sentimientos. Cuándo has visto que un poeta mida sus versos.

Los sentimientos están ahí por algo y uno de necio que los encierra en el cuarto de la razón, encadenados por la lógica y alimentándolos de prejuicios. Menudo secuestro existencial. Y luego nos preguntamos por qué nos va como nos va.

Por eso ciente, lo que sea pero por favor, ciente. Que la gente que frena sus sentimientos, también está dejando de vivir y si ya vamos a morir una vez en la vida, no hay necesidad de hacerlo más.

Ciente, como los nuevos campeones del mundo, pero también como los croatas. Y los que nos quedamos en el lugar de siempre.

Ciente, con intensidad. Con locura. Sin razón alguna, sin justificación, sin condiciones para hacerlo.

Porque para sentir con tanta intensidad, tendrás primero que ser consciente de todo lo que pasa a tu alrededor y esa, no es señal de tener sólo los ojos abiertos, si no todos los sentidos.

Esa es una señal, de que sigues vivo.

Noe Silva

Publicista. Amante de la discusión. Firme militante del depende. Redactor creativo en ( anónimo ). En resumen, creo que el caos es necesario.

Anterior
¡Ya tenemos la prog...
Siguiente