Así de molesta es la publicidad a veces: “Disculpen, vendo empanadas”. Nadie la ama. Excepto aquellos que la hacen, porque al final es un mal que hay que tolerar; y eso, a veces. Esa es la razón del éxito que hay ahora detrás del Adblock y otras extensiones similares mientras navegamos internet.

La buena noticia es que antes las personas no tenían formas cómo evadirla, y hoy la tecnología lo permite. La mala noticia es que yo soy publicista, porque de eso vivo y pago mi renta. YO HAGO PUBLICIDAD y por esa simple razón ustedes deberían odiarme.

Pero ¿saben qué es lo raro? Que quienes no toleran mi existencia abiertamente no son ustedes, la gente “normal”; sino otros publicistas, de hecho, aquellos representantes de las instancias más importantes del medio en México ¿Es algo extraño, no?

Me explico: Yo critico a la publicidad DESDE LA PROPIA PUBLICIDAD y eso se ha convertido en algo incómodo; sí, incómodo, pero necesario y lo hago todos los días.

Si tú fueras publicista, lo más seguro es que amarías la idea de ver una vitrina llena de premios a tu nombre -sí, porque hay festivales importantes para nuestras “agencias”-; o bien, lo más seguro es que te gustaría pensar que tu trabajo -sí, tu anuncio ése que viste hoy en el Periférico, estorbando para fotografiar el atardecer, o aquel que cerraste hace rato en YouTube- va a salvar al mundo… pero no.

Los publicistas no buscamos la cura contra el cáncer: A decir verdad, vendemos solo cosas muchas veces: Objetos, servicios, acciones… ideologías.

A veces, en este trabajo despiertas un día y te toca vender llantas, al otro, en la mañana buscas cómo vender pañales, y por la tarde piensas cómo colocar más afores para un banco.

YO AMO MI TRABAJO, no me malinterpreten, pero no soy tan cínico como para creer que simplemente con eso voy a salvar al mundo.

Amigos, publicistas -o no-, no me odien: yo solo pasaba por aquí, a venderles empanadas.

screen-shot-2016-10-08-at-8-30-26-pm

La industria tradicional de la publicidad es tan frágil hoy en día, que un mero foro en Facebook es capaz de incomodar a sus protagonistas.

Escribe:

Louis Louna
Publicista desde hace más de 15 años. Sus premios están escondidos en un cajón.

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios