Siempre y cuando el siete sea el número de la suerte

screen-shot-2016-09-21-at-5-00-11-pm

Londres es una de las ciudades más dinámicas y cosmopolitas del mundo: posible es asistir a una fiesta de drum ‘n bass un martes a medio día o bien comprar una lata de chiles chipotles en un mercado de Hackney. Imágenes trilladas de las grandes ciudades: caldos de cultivo para que todo suceda y se pierda en la inmensidad del happening que resulta la vida en las megalópolis.

Ese escenario es el ideal para llevar a cabo una de las fiestas de presentación para un filme más innovadoras de los últimos años. La película en cuestión: Los Siete Magníficos. Sí un remake del clásico western que John Sturges dirigió en 1960 y que a su vez era una reinterpretación de los 7 Samurais de Akira Kurosawa. El siete, siempre el siete: un número cabalístico.

Por su puesto que para hacer la presentación de tan legendario filme, había que realizar algo inesperado y que además fuera una apología de la película misma. La solución: hacer una fiesta con siete disc jockeys de distintos lados del mundo y cuyas tendencias rítmicas fueras diferentes una de la otra y que además -por supuesto- fueran los mejores de su género. Cada uno de ellos daría vida a cada una de las personalidades del filme.

screen-shot-2016-09-21-at-5-00-38-pm

Así pues, la lista de dj’s se conformó por Christian Varela, productor de techno madrileño quien representaba a “El Guerrero”; Wankelmut, dj berlinés de House, como “El Preciso”; Hook N Sling de Sidney, “El Rastreador”; Wehbba de Sao Paolo, como “El Forajido”; los italianos David Squillace y Uto Karem como “El Cazarecompensas” y “El asesino” respectivamente; y finalmente, el londinense Dj S.K.T. como “El tahúr”.

El lugar para que sucediera tal aquelarre ha sido Shoreditch Studios, un lugar bajo tierra poseedor de un emblemático escenario. Además de cada uno de ellos ha contado con su propio espacio para discurrir en el escenario, los siete han tomado por asalto (no podría haber sido de otra forma) el escenario y tocar un set a catorce manos.

Entre los siete, han completado lo que se avistaba como una tarea difícil: hacer un remix del tema original, cada uno desde su perspectiva musical. A pesar de que no ha sido una tarea fácil, al final los músicos completaron la misión de forma notable y han dejado a la concurrencia satisfecha. La fiesta ha sido todo un éxito y ha sido un gran preámbulo para que, una vez más, el filme tome por asalto las salas del mundo a partir del 23 de septiembre.

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios