La Montaña Hippie es un viaje derivado de esa pálida que te da por la falta de presión y oxígeno a más de 6 mil metros de altura. Es también una reacción al interés que ha conseguido una actividad tan simple y chida, como ir a conocer las montañas alrededor de la Ciudad.

En México poca banda es experta en montañismo. Si bien es cierto que la mayoría es chida, existen grupos mamadores que se consideran una especie de élite, y son tan old school que se niegan a compartir el conocimiento sobre este deporte, lo que me parece un crimen. Fue así como los fundadores de la Montaña Hippie, -sin tener mucha idea, pero eso sí, chingos de amor a la montaña- nos prendimos un porro, decidimos aprender de los que saben y filmar sobre distintos ámbitos de esta actividad. Posteriormente, abrimos una fan page para compartir esta información de manera gratuita con todos los interesados en vivir esta experiencia tan pacheca y recreativa.

Somos producto del internet igual que todos ustedes. Así que para esta primera entrega hicimos una investigación en diferentes foros para saber cuáles eran las mayores preocupaciones de los montañistas chilangos. Luego fuimos con un personaje muy peculiar, Manuel –toda una institución en rescate y estandarte de los bomberos en México- y en conjunto creamos “Cuerdas”: una serie de videos tutoriales que explican lo básico para colgarte de un puente y mantenerte a salvo por medio de arneses y mosquetones.

 

 

El resultado nos prendió. Los detractores de La Montaña Hippie comenzaron a ser erizos y criticar nuestros motivos pero aún así, la gente compartió ese conocimiento que nunca había obtenido. Luego de tres semanas de nuevo contenido hemos logrado por medio de compartir información: un buen alcance, un user en Apolorama y la buena onda de casi toda la banda.

 

 

Hoy tenemos la oportunidad de profundizar en lo que hay que saber y aprovechar el internet que es de cada uno de nuestros seguidores para transmitir un mensaje claro: la Montaña y el conocimiento son de todos.

 

Escribe:

Maus Guerrero

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios