El fotógrafo Victor Habchy ha ido al festival Burning Man  desde 2014, dejando su cámara capturar lo cotidiano de la atmósfera surreal que se vive todos los días. Sus fotos documentan la creatividad que aflora en el desierto de Nevada como un sueño que se convierte en realidad.

Habchy es daltónico total, o sea… no puede ver colores, y nos muestra la sensibilidad que tiene para mostrarnos momentos de humanidad en una locación fuera de este mundo. Principalmente captura momentos de gente corriendo, bailando, jugando y disfrutando un ambiente post-apocalíptico.

“Nunca en mi vida había experimentado más amor, más libertad y poder expresarme plenamente. Este lugar reúne todo lo que queda de los sueños de la gente y de utopía, y como podemos lograr que cada persona fortalezca el sentimiento de trabajo en conjunto para construir un mundo mejor.”

Y sus fotos son alucinantes:

 

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios