No es ningún secreto que en CDMX, Uber, Cabify e Easy son protagonistas de una dura batalla por mover a la gente más allá del uso de auto propio. Lo mismo han hecho desde sus trincheras ya, desde años anteriores Ecobici, Carrot o incluso el servicio de renta de motocicletas eléctricas llamado eConduce.

Sin duda, las aplicaciones de movilidad forman ya parte de nuestro trajín cotidiano y llegaron, no a desplazar a los ordinarios taxis, sino a complementar una oferta que cada vez apuesta más por la comodidad de sus usuarios.

Apenas ayer, fue anunciado que Cabify arranca la modalidad pool vía aérea; es decir, viajes compartidos que arrancarán en Polanco y terminarán en el Aeropuerto de la Ciudad de México, servicio que promete hacer solo 10 minutos de trayecto.

El portafolio de posibilidades para el traslado se amplía y sin duda, eso lentamente irá permeando a otras ciudades en el resto del país.

Entonces surgen nuevas interrogantes al respecto ¿Hay más soluciones por sumarse en manos de los emprendedores mexicanos? ¿la tecnología logrará librarnos del caos cotidiano en que vivimos? o esta racha de innovaciones al transporte ¿es solo un espejismo?

Habrá que esperar por las respuestas.

Escribe:

Louis Louna
Publicista desde hace más de 15 años. Sus premios están escondidos en un cajón.

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios