Internet, Smartphones, plataformas de streaming, Uber, PayPal y… ¡miles de videos porno gratis! Definitivamente vivimos en tiempos maravillosos.

Sin embargo desde hace algún tiempo ha habido un creciente nivel de conciencia sobre algo que probablemente debería haber sido bastante obvio: si ves un montón de vídeos con diferentes mujeres exuberantes y hombres dotados a cada clic con cientos de  grados distintos de depravación,  va a ser cada vez más difícil conseguir excitarte por un ser humano común y corriente.

Cuando nos imaginamos comiendo nuestra comida favorita, las vacaciones que estamos a punto de tomar, o teniendo sexo con la persona que nos fascina, el cerebro libera dopamina. Cuanto más intensa es la experiencia, más dopamina se libera en el cerebro.

Cada pensamiento, sentimiento, hábito o comportamiento en nuestra vida, tiene una respuesta nerviosa correspondiente que activa ciertas partes de tu cerebro. Estas respuestas están diseñadas para funcionar de manera perfecta, sin embargo estas respuestas pueden modificarse. ¿Recuerdan a Pavlov y a su perro? ¿El que logró hacer que su perro salivara al oír una campana después que la tocara cada vez que lo alimentaba? Bueno pues con la pornografía pasa algo similar: estimula los centros de excitación en el cerebro liberando dopamina y re-estructurando una de estas respuestas nerviosas.

Pero demasiada dopamina acaba por atrofiar nuestro sentido de saciedad. Después de un tiempo nuestro cerebro se desensibiliza requiriendo cada vez más porno para obtener la misma reacción, lo que hace que algunos busquemos (cof cof, quise decir busquen) estímulos cada vez complicados y “sucios”, volviéndonos incapaces de excitarnos por relaciones “comunes”.

 Lo peligroso de esto es que el uso de la pornografía es cada vez más común, empieza a edades más tempranas y tiene efectos secundarios que no se asocian con ella:

-Disfunción Eréctil
-Falta de libido
-TDAH (Trastorno de Deficit de Atención con Hiperactividad)
-Depresión
-Ansiedad
-TOC

Cabe mencionar que no estamos diciendo que la hermosa tradición de masturbarse sea mala, al contrario, es necesaria para no volvernos locos, pero la pornografía puede llegar a ser adictiva y problemática en nuestras vidas.

Si quieren saber más al respecto, pueden checar esta TED Talk.

Y tú ¿Cada cuanto entras a X videos?

Escribe:

Xanic Z.
Soy una Gorda Profesional que sabe un poquito de muchas cosas. Léame bajo su propio riesgo.

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios