Sonido Gallo Negro es una banda chilanga de cumbia, y de otros sonidos latinos, que hoy día ya son referente y una parada obligatoria para aquellos que tienen ganas de descubrir, y de bailar, todo lo que tenga que ver con esta nueva oleada de artistas que les gusta experimentar con la cumbia y otros similares. El próximo sábado 30 de julio volverán a la Ciudad de México, después de un exitoso tour por Europa, como parte del lineup del Festival Gozadera.

¿De dónde viene la idea de usar visuales durante sus presentaciones?

No estaba muy planeada en realidad, la invitación era para Jorge Alderete, primero para el arte del disco. Pero su primer acercamiento a la banda fue para tocar el Thermin, queríamos ver que tal sonaba la cumbia con el Thermin. Pero después él estaba probando un nuevo software que resultó que podías hacer visuales en el momento y también desaparecían al momento. Entonces siempre son nuevos visuales en cada show, entonces parecía una buena idea; no quedó como queríamos ya que queríamos que nos pintara mientras tocábamos, pero por otro lado quedo otra cosa chida, como un paisaje visual.

Hasta ahora ha sido evidente que una de sus mayores influencias es la chicha y la cumbia andina, ¿planean explorar otros sonidos latinoamericanos?

Sí, desde que sacamos nuestro primer disco empezamos también a escuchar otras cosas, y bueno, ahorita estamos escuchando mambo, danzones, cha cha chas, y esto lo hacemos por gusto, y automáticamente pensamos en componer ya en otro sentido. Nos encanta andar ahí investigando, descubriendo y redescubriendo esas cosas.

Ustedes dicen que sus influencias vienen de lugares escondidos de la ciudad ¿Qué lugares son estos?

Hemos estado escuchando muchas cosas de Pérez Prado que se quedaron ahí un poco desconocidas o algunas olvidadas. Pero así como él también hubo en México muchos músicos compositores que no fueron tan reconocidos pero que grabaron música muy fuerte, como Pablo Beltrán Ruiz, grandes compositores y orquestas. Entonces nos hemos dado la tarea de ir rescatando esa música que al día de hoy en muchos lados no la toman demasiado en cuenta. Esa música fue un punto muy fuerte en el México de los años veinte hasta los cincuentas y hubo lugares, desde el Salón México, California Dancing Club, o salones de baile que eran puntos fuertes musicales en la Ciudad de México, que ahora están en el olvido, junto con la música que se grabó.

¿Qué opinan de la apropiación de músicos no latinos, por ejemplo Señor Coconut, de ritmos latinos?

Creo que está bien, siempre está chido que más gente esté interesada en dar propuesta diferentes, cada quién lo va a hacer a su manera y a su modo, y a su manera de entender la música. Ellos no son como ver a una banda mexicana o colombiana, es una banda, tal vez un poco europea, pero tiene un toque diferente. No hay que cerrarse y quitarse el prejuicio de que si no es latino el músico entonces está mal ya que la música es universal.

¿Cómo ven ésta valoración hacia la cumbia que ha habido en los últimos años y hacia dónde creen que se vaya a mover esta tendencia de apreciación de públicos que antes no le hacían caso?

Nosotros sabemos que esto es una tendencia, que es un ciclo y que en algún momento va a estar en decadencia. Somos muy conscientes de eso y lo hacemos lo mejor posible y que perdure lo más que se pueda para otras generaciones como nosotros lo recibimos: haciendo discos. Sentimos que los discos, tenemos una nostalgia hacía los discos impresos, por eso hacemos viniles de nuestro material, porque sabemos que es algo palpable y que en un futuro, cuando esto haya muerto, volverá a ser escuchado. Pero no dejaremos de tocar cumbia cuando pase la moda, más bien lo haremos cuando creamos que hay algo más interesante, u otra forma de expresar lo que estamos haciendo, quizá con otra banda, o que la misma banda gire y se convierta en otra cosa.

¿De dónde viene el nombre de Sonido Gallo Negro?

Queríamos un nombre que representara como miramos la cumbia nosotros. Porque nos llamaba la atención algo oscuro dentro de la música tropical y el mejor ejemplo que se nos vino a la mente era un gallo negro usado como para hacer brujería, o para un rito. La palabra sonido vino como un distintivo para cuando nos buscaran en redes fuera muy concreto.

Y estas fueron algunas cosas que siempre quisieron saber de Sonido Gallo Negro pero que no habían podido preguntar. Pero recordemos que el momento en el que un artista se desnuda y lo vemos de la manera más humana, y cercana a nosotros, es cuando este artista se para en un escenario. Y no olviden que sonido Gallo Negro estará el próximo 30 de Julio en el Festival Gozadera; gran oportunidad para verlos “desnudos”.

Agradecimientos especiales a Ernesto Acosta Sandoval y a Miguel García. Gracias por el apoyo.

Escribe:

Eduardo Lara
Eduardo Lara es un joven fan de la música ruidosa que empezó a escribir de música a sus quince años al investigar sobre el álbum debut de la banda británica Kasabian. Le interesa descubrir el significado de las letras de una canción o el de un álbum. Le gusta ver como la música le afecta a la sociedad y cómo la cambia. Admira a movimientos como el Punk, el Gangsta Rap, Madchester, entre otros.

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios