Te alzas el cuello con la casa nueva, con el condominio cerrado, con la cuenta que manejas, con el dinero que gastas para humillar a los que te observan, tu vocación es consumir, vender mierda, solo te importa lo que vales en el banco, te fumas tú cigarro olvidando quien te visito casi muerta en el hospital, te olvidas de tus pares mientras no representen un valor monetario, basas tus valores en el auto de las personas, en lo que puedes extraerles económicamente, en sus mancuernillas de oro, las ideas no se cruzan por tus días, te sustentas en las ocurrencias de cómo hacer que la podredumbre brille para venderla, tus cachetes se inflan mientras más ganancias obtienes, mientras más te alejas del asco de tu origen, de la fábrica abandonada donde te dejaban vivir por lastima.

www.brunobresani.com

 

Bruno Bresani

Escribe:

Bruno Bresani

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios