Te doy la espalda por qué no soporto verte a la cara, eres intragable, tienes un olor insoportable de almendras amargas. Ya no soporte más vivir contigo, a pesar del deseo, a pesar de cómo quemas el agua, de cómo pateas las paredes todas las mañanas, de cómo rompes los vasos arrojándolos al piso todas las noches, eres eso que sucede en diez minutos y te arrepientes durante años. Vomito solo de pensar en que pude despertar con tus marcas, con tu cabello azul ensuciándolo todo, con tu ego desbordado, con tus espasmos durante tus insomnios, prefiero estar encerrado cortándome las venas antes que respirarte, antes que recordarte.

Toda la serie en Los hijos que nunca tuve

 

Bruno Bresani

Escribe:

Bruno Bresani

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios