Quiero bajarme mucho, sentir tus olores penetrantes, quiero hablar mientras me escupes, quiero enfermarme al despertarte a golpes, quiero que te quejes sin razón, deseo que los enemigos de mis deseos se pudran en sus miradas puritanas, quiero que te tragues los libros que leíste y nunca entendiste. Soy de esos seres incompletos que buscan en las sombras destrozarse, despertando con malestar, con dolor de cabeza, con olor a mierda vacía, con los ojos hinchados, con la boca dislocada de tanto chuparte, quiero que hablen mal a mis espaldas solo por qué no se atreven a verse al espejo, solo por qué no se atreven a ir a donde sea sin permiso de sus conciencias, quiero que los atrape la peste de sus morales, yo no quiero amor, lo que quiero es el sexo restregado en la cara como crema para afeitar, como pasta de dientes, como alimento para desgarrar el vacío de las relaciones.

Toda la serie en Los hijos que nunca tuve

 

Bruno Bresani

Escribe:

Bruno Bresani

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios