Desde hace un par de años existen dating apps como tal pero la verdad es que el amor virtual comenzó desde que nació el Internet para uso masivo. De ahí todo hay sido una evolución en realidad, y como ahora hay apps para todo, claro que también hay para datear

Después de hacer un recuento, creo que en realidad tal vez la mitad de mis historias amorosas en los últimos 15 años han iniciado de alguna manera en Internet, llámese chats, sistemas de mensajería como ICQ, MSN y demás, sitios de ligue, conexiones por parte de amistades en Facebook, Twitter, y un par de ocasiones en Tinder. Podría decir que conozco bien cómo funciona. 

Lo bueno es que te ahorra muchos pasos sociales, y para personas introvertidas o que pueden ser tímidas, estar detrás de una pantalla y poder elegir con quien hablar y con quien no, es una gran ventaja que hace que todo sea más fluido. Es tan simple como poner SÍ o NO. Luego también ya se convierte en puro ocio aunque ni estés en plan ligón ni nada. Ya la costumbre. 

Ahora bien, iniciar una charla con cualquier persona desconocida está bueno porque desde el principio puedes decidir quién ser, o más bien, qué versión de ti. Hablar de trabajo, o de lo que comes, o de cualquier cosa, pero conforme aprendes a lo largo del tiempo a ver cómo interactua la gente en apps y cosas virtuales, rápidamente puedes darte cuenta de quién es o sobre su personalidad con solo unas palabras, la cadencia de la respuesta y ni qué decir de la ortografía. Con algo de práctica puedes saber en breve si la conversación llevará a algo más o no. 

Concretamente para lo más actual, Tinder, me he encontrado con algunos tipos de perfiles: 

  • Pongo fotos llamativas PERO no busco algo casual: Típica gente que quiere que todo mundo quiera con ellos / ellas, y que los/as faneen (o sea tener fans). 
  • Soy sexy pero no te muestro todo: No estoy segura de si en Tinder te bannean por subir determinado tipo de fotos, creo que no… Igualmente, al momento de hacer match te cae una lluvia de mensajes para quedar a un encuentro sexual casi anónimo. Ahí sí le huyo, capaz que se trata de trata.
  • Te muestro en mi perfil todos mis viajes: Todo bien con viajar, pero cuando quedas con ese tipo de personas son los/as típicos/as que se la pasan hablando de sus anécdotas farolas y sacudiendo la mano porque su pesado reloj les molesta. Boring. 
  • Soy conceptual: Esta gente es arma de doble filo, a veces son tan conceptuales que caen en el hippioseo masivo, y en otras se requiere de una buena charla para conocer más. En lo particular es la gente más interesante. 
  • Los memes son lo máximo: Esta gente pone fotos que vienen de su Facebook y que ya de entrada en su Facebook son memes de esos hechos como en PowerPoint. Es bien probable que sea una persona bastante básica y que tal vez ni siquiera sepa bien para qué es Tinder. No se entiende. Lo mismo para quienes ponen paisajes, fotos de sus mascotas o de comida. 
  • Te muestro a mi pareja: ¿Sí saben para qué es Tinder? Vaya, aunque no se de un encuentro sexual, es una app de ligue o para conocer gente en todo caso. ¿Qué hacen ahí? Ah, bueno, a veces tienen la buena gracia de poner que solo buscan hacer amistades. 
  • Puse cualquier foto que me encontré en mi Facebook o en mi móvil, lo que caiga: Si ponen una foto random pues ya, ponemos pensar que es una persona casual, pero a veces ni eso. Y luego cuando te saludan solo te ponen “hola”… Pues “hola”, y ya. 
  • Lo más bonito que tengo es mi ojo izquierdo: Este tipo de foto de perfil ha acompañado al ligue virtual desde que existe Internet y todavía no entiendo qué es lo que se supone que alguien va a entender o cómo un ojo va a ligarse a alguien. Supongo que es una manera de poner una foto sin mostrar la identidad. 
  • Me veo mejor los lentes oscuros: Esta es una cosa muy graciosa porque comienzas viendo una foto que usualmente es un selfie, con lentes que ocultan la mirada, y cuando pasas a la siguiente foto… ¡ojos de lagartija!
  • Seguro ligaré un montón con la foto de mi artista favorito: Claro, de primera vista llama la atención e incluso si caes y sigues mirando sus fotos, todo el encanto llega a su fin cuando encuentras una foto de la verdadera persona.

Claro que hay otros, pero a veces ya son combinaciones de unos con otros, o tal vez no me he topado con otros estilos. 

¿Con qué estilos te has encontrado tú?

Escribe:

Mónica De Salazar
Una especie de alebrije que mezcla algo de ingeniería en procesos industriales, con editorial especializado, marketing digital, coaching empresarial y personal... y un toque de "tú dime qué quieres y lo resolvemos". ¿Pues que no es así la vida?

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios