Un hijo juzga a su padre solo por el hecho de existir, mide el grueso de su cuero, lo encara en las esquinas, lo cuestiona, sabe que debilidades tiene, no soporta su grado de ignorancia, camina con él solo por observar de cerca sus errores. El ser padre es crearte un suicidio lento, es quererte sofocar, por eso elimino cualquier posibilidad de borrarme, las palabras son las que marcarán el paso y la estadía de los seres. El procrear y duplicarse sería demasiado fácil, escupo sobre los que se creen dueños de la verdad solo por destruir más el planeta con su descendencia, espero que sus hijos los odien igual que ellos odiaron sus errores.

Toda la serie en Los hijos que nunca tuve.

Bruno Bresani

Escribe:

Bruno Bresani

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios