Érase una vez un mundo donde una producción en la TV existía sola y era un producto en sí misma. Podía tener éxito o no y en el mejor de los casos se convertía en una serie con múltiples temporadas o incluso podía llegar a crecer y llegar ser una película para cine. A veces pasaba al revés y una película podía dar pie a una serie de TV. El punto es que era material que no salía de su medio original o si acaso migraba a otro muy parecido.

Hoy en día las cosas están lejos de ser asi. Por ejemplo, una película para la TV es solamente donde las cosas empiezan. Si muestra algo de promesa, puede mutar y abarcar muchos medios diferentes. No significa que el mismo contenido se muestre en diferentes plataformas, ojalá fuera así de simple, sino que empieza a crear un universo que muestra diferentes fragmentos simultáneamente en todo tipo de formas.

Por ejemplo:

  • Videos en YouTube
  • Apps
  • Redes Sociales
  • Videojuegos

A esto se le llama Transmedia.

Un caso muy claro es lo que está haciendo la serie Descendientes de Disney.

La historia de los hijos de los villanos de Disney se cuenta en muchos lugares. Desde YouTube, donde toma la forma de dibujos animados por CGI, pasando por un vistazo tras bambalinas en Instagram, hasta llegar a plataformas de videojuegos web y móviles. Hoy se espera que exista toda una serie de posibilidades para que el publico pueda participar tanto como desee del universo y los personajes de una historia. Además de que permite que si una persona no es muy afecta al cine o la TV tenga muchas más oportunidades de encontrar esta producción e interesarse en algún aspecto de ella.

Transmedia descendientes

La posibilidad de poder ofrecer muchas formas de interactuar con una narrativa originalmente pensada para un sólo medio, de manera natural y que además se ajuste a los gustos y hábitos de cada público es una parte esencial de una estrategia digital moderna. Puede variar si se trata de un público adolescente o más adulto, pero las reglas son las mismas.

Sabemos donde puede comenzar nuestro contacto con una película o serie de TV, pero no donde va a terminar, ni en qué medio. Ya no hay un solo camino para poder ser parte del público, ahora lo que tenemos es una enorme cantidad de maneras de ser un fan. Todas de acuerdo a nuestros hábitos de uso digitales. Quizá en un futuro ya no se pueda tener la experiencia completa de una película sin al menos jugar un videojuego, usar una app y seguir una cuenta en medios sociales.

Escribe:

Ángel Buendía
Habitante con visa de residente en Internet. Social Media y Tech Blogger. Firme creyente en el RSS, la Curación de Contenido y Android. Consultor en Medios Digitales y conductor del programa @1060Interfase en @RadioEducacion... Ah y también el editor en jefe de Apolorama.

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios