Hoy recibí ESTO. Neta, así se llama: ESTO. ¿No es hermoso? Lo diseñó Leen Sadder, una libanesa que estudiaba en la Escuela de artes Visuales en New York. THIS es un cortador de la raíz conocida como Miswak, con la que millones de personas en el planeta han cuidado sus dientes por siglos.

THIS toothbrush

Encontré su proyecto hace dos años, cuando estaba investigando cómo sustituir consumibles plásticos de uso diario que ya me tenían hasta la verdadera coronilla. Botellas de comida o agua (las segundas son el diablo, el diablo mismo); productos de “belleza” (sí, va entrecomillado porque jelouuuu, la belleza neta no viene embotellada). Toallas y tampones (guácala, la madre de todas las guácalas. El boicot más cabrón que le hacemos las mujeres a nuestro cuerpo).

Leen Sadder estaba buscando fondeadores que le entráramos a confiar en su proyecto. Y pues yo tenía el varo, y lo puse. Ah qué bonito sentí. Esta chava estaba buscando que el pasado viviera en el presente de forma atractiva. Eso es digno de premios, de aplausos, de dinero y de admiración.

El Miswak es una cosa hermosa, es la Naturaleza dándonos lo que necesitamos y un cepillo de dientes no tiene nada qué hacer frente a él. Para empezar, el Miswak no ocupa agua. Quihubo. Sucede que tiene montones de antisépticos, con los que no sólo limpia tus dientes si no que se mantiene fresquito y sin broncas. Las fibras del Miswak son paralelas al tronco, entonces son mucho más largas que las de un cepillo de dientes (hecho de plástico, montado en plástico… o si quieres, hecho de bambú con fibras naturales, de esas que necesitan los pandas para vivir); y entonces entran mucho más fácilmente entre los dientes, evitando el uso de pasta de dientes e hilos dentales.

THIS Toothbursh vs conventional

Es la puta panacea mis compas, la puta panacea. Y ha estado ahí siempre. Como la sábila, que es lo mejor para la piel; o la bergamota (amo esa palabra) para mantener el pelito en el coco y no quedarse calvo; o la lavanda que tranquiliza hasta al perro más loco. La cosa es que no nos tomamos tiempo de aprender sobre cómo le hacían antes para vivir sin las asquerosas comodidades de ahora. Son asquerosas, sin duda. Cada que usamos algo para estar limpios, dejamos un rastro de basura inmunda, contaminante, apestosa…

Sorry, estoy emocionada, vuelvo al tema.

Una de las “broncas” para usar Miswak es que si se seca, hay que remojarlo para que no te madrees las encías. Y cortar la corteza es medio complicado para los refinados seres usa-smartphones que somos ahora. Entonces, Leen diseñó este empaque no desechable, hermoso y elegantísimo, que me recuerda a un cortador de puros, donde guardas tu Miswak y se conserva fresco, hidratado pero no húmedo y además, en la tapa, está la cortadora para que tú, ser avanzado, puedas acceder a las fibras sin cortarte los dedotes.

El diseño de Leena no sólo permitirá que mucha gente se acerque a una solución distinta de consumo, crea una línea de empleos completamente innovadora, porque quienes comercializan Miswak en Medio Oriente no habían vislumbrado la posibilidad de “tropicalizar” esto para el mundo. Abre la posibilidad de un cuidado dental completamente seguro para nuestro cuerpo, para el ambiente. El diseño de Leena obliga a quienes tenemos la fortuna de haber nacido en un lugar con incontables recursos, a repensar todo lo que consumimos para hacerlo de otra manera. ESTO cambia todo, y a la larga no sólo tendremos dientes blancos naturalmente, si no también una fuente de inspiración que obligue a muchos a crear productos similares.

Esperé dos años para que llegara el último cepillo de dientes que tendré en mi vida. Valió la pena. Aunque la compañía de Leena aún no haga envíos a todo el mundo, por favor, ayuden a promover su producto para que pronto lo haga.

Ahora, comper, me voy a lavar los dientes.

ACTUALIZACIÓN: No, no lo venden en México. Porque Leen todavía está viendo qué onda con enviar a todo el mundo. Pero si quieres Miswak, puedes comprarlo aquí, aunque no tiene cortadora. Ahora, yo sugiero, que le escriban a Leen en su fan page o que le pongan un tuit y le digan que estamos todos muy emocionados y que queremos un THIS y que cómo le hacemos.  Por cierto, en una semana les escribo la reseña.

Escribe:

Maríaisabel Mota
Vivo en eterno Social (Sedia) Rehab y como de ello. También dirijo @PataPirata. Escribo por necesidad de supervivencia y cordura. Soy padawan amateur, rescato Banthas, galleteo, surfeo el caos.

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios