Este año la Feria Internacional del Libro en el Zócalo capitalino celebra su XV aniversario con una amplia cartelera de conferencias, más de 900 actividades y editoriales de diversas índoles que desatarán tu lado ‘comprador compulsivo’ más atroz. Y aunque son ya varios años de celebrarse exitosamente, la historia de las Ferias de Libro se remonta muchos años atrás y hasta ayer, durante mi visita, me di cuenta que no tenía noción de ¿cuándo iniciaron?

 

Así que busqué, y aquí una serie de datos curiosos sobre el origen de las Ferias de Libro para que llegues más informado a la #FILCDMX, y las que no deberías perderte si eres un lector acérrimo y tienes la oportunidad de viajar:

 

Fráncfort es la ciudad madre del mercado del libro. Antes de instaurarse la que hoy se conoce como la Feria del Libro más grande e importante a nivel mundial en ese mismo rincón de la tierra, se tienen registros donde se precisa que desde el S.XII existían ferias en las que se vendían libros copiados a mano. Desde 1470 hasta 1764 Fráncfort fue líder en la comercialización de libros, es probable que el mismo Gutenberg haya asistido a la Feria del Libro de Fráncfort en 1454.

 

Después de la Segunda Guerra Mundial las Ferias del Libro toman un carácter político. En 1949, resurgen con gran fuerza los modelos Fráncfort y Leipzig, una carta de paz para restablecer la imagen de Alemania, práctica que será retomada con gran éxito a lo largo del S.XX por toda Europa.

 

Actualmente en el mundo existen dieciséis Ferias del Libro de gran magnitud entre las que destacan, además de la Fráncfort con siete mil expositores de 92 países, The London Book Fair con más de mil 700 expositores, la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, la Feria Internacional del Libro Infantil de Bolonia, París y su Salon du livre, la Feria Internacional del Libro El Cairo, Nueva Delhi Feria Mundial del Libro, la Feria del Libro de Tokio, la Feria Internacional del Libro de Moscú y sí, La Feria del Libro de Guadalajara.

 

Si te dieron ganas de visitar una, pero el bolsillo y tiempo no te dan para lanzarte en este instante a Fráncfort y conocer el, por cierto, muy lindo pabellón de México, la FIL del Zócalo te espera en su último fin de semana. Nada que despreciar en los 700 sellos editoriales que llenan sus dos mil 200 metros cuadrados. Entre mis favoritas, definitivamente Ediciones Sin Nombre, de las pocas editoriales que siguen publicando poesía, si lo que te gusta es el ensayo, Editorial la Plata, para algo diferente, Ediciones Acapulco, para novela Ediciones Siruela, y para los niños El Naranjo.

 

Salir de ahí con menos de cinco libros es un reto que muy pocos consiguen, yo no fui de esas bien administradas personas, pero eso sí, aquí algunos tips del ‘buen comprador’ que me fueron útiles:

 

– Recorre detenidamente todos los stands antes de comenzar a comprar, así no habrá arrepentimientos cuando vayas por el tercero y ya no tengas dinero.

 

– Hay muchas editoriales que tienen promociones de 3×2 o descuentos de hasta el 60%, pregúntales cuando llegues si tienen alguna y ve sobre ellos.

 

– Piensa dos veces antes de pagar, siempre puede haber algún otro libro escondido en las profundidades esperando que lo encuentres.

 

– Si vas por algún autor en específico solicítale al encargado que te muestre todos los títulos que tiene, te puedes llevar agradables sorpresas.

 

– Platica con las personas del stand, yo me enteré de presentaciones de libros y conferencias interesantes gracias a ellos.

 

– Ve con un amigo, guía y consejero.

 

No olvides que a finales de noviembre tenemos en casa una de las más importantes Ferias del Libro, así que tampoco te excedas en gastos, habrá que ver qué nos espera en tierras tapatías.

 

¡Buenas compras!

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios