Escribí este decálogo hace más de 3 años. La idea era que varios colegas compartiéramos nuestra experiencia al respecto. Por cierto, esa idea de compartir, se nos ha dado bien.

Ayer lo releía pensando en que un colega le dio “Like” a uno de los contenidos que preparo para uno de mis clientes. Esos “Likes” me pesan más que cualquier otro. Mis colegas, a los que yo considero tales, son gente con una gran capacidad de análisis, con un estricto sentido del diseño editorial. Muchos vienen de haber estudiado o ejercido el periodismo; otros son publicistas o mercadólogos. Pero los que se dedican a la creación del contenido puro, siempre son un poco locos, un poco poetas, un poco fotógrafos, un mucho hippies. Y ¡ah! como los respeto por esas cualidades.

Revisé mi decálogo y descubrí que sigue siendo válido. En su momento fue útil para algunos, espero que sea útil para más personas, y que un día sus colegas les den like, orgánico, sin agenda, en sus contenidos.

1.- Si tu post menciona a tu marca, e intercambiando su nombre por el de  cualquiera de la competencia, el post no deja de tener sentido, estás creando contenido para cualquier marca.

2.- Si la imagen que lleva tu post la puedes encontrar en cualquier perfil personal de Facebook o en cualquier otra página, no estás creando contenido.

3.- En Twitter se hablan muchos dialectos porque está dividido en varios estadios. Cuídate del estadio de los emocionales. Si en su contenido las palabras más mencionadas son: soledad, felicidad, amor y similares; no es un influencer real, es un poetuitero.

4.- La ortografía es básica, y todo CM debe dominar las reglas ortográficas universales, los diccionarios regionales (sí, los hay).

5.- Hay que rendirle tributo a la gramática y a la sintáxis. 90 caracteres en FB. 100 en Twitter. Y que todo quede entendido.

6.- Si el producto de tu cliente es susceptible a quejas de servicio, no lo olvides en la creación del plan editorial. Necesitas contenido base que sea proactivo y reactivo.

7.- Consume el producto. Aunque no te encante (Yo llevo KFC, no como pollo, soy animalista y sé lo que hace KFC en USA para suministrar pollo, y ya me estoy enterando de lo que hace en México para cocinar; pero soy entrevistadora de carrera, y admiro a la gente que sabe luchar. La historia profesional de Harland Sanders es una chulada que me permite darle tono a cada menú). [NOTA: Thank Dog and Baby Cheesus, ya no llevo KFC]

8.- Si tu cliente no tiene definida la personalidad de su marca, estudia cómo la ven sus consumidores, cómo la entiende tu cliente y llega a un punto medio.

9.- Las tendencias en Twitter (Ohquela, Ola ke ase, hashtags y demás fórmulas) son lugares comunes. Y los lugares comunes te hermanan con otras marcas, con otros CMs. Crea estilo, no lo sigas.

10.- Sé constante, crea rutinas. Tus lectores se acostumbrarán a leerte a determinadas horas y días. Estudia sus rutinas de consumo y cuélate en ellas.

Hoy la gente consume muchas veces más lo que nosotros producimos que lo que crean los grandes estudios de televisión. Es la era dorada de todos los hippies. Nosotros podemos hacer la diferencia, podemos hacer que la gente consuma mejor contenido. Si los vamos a distraer todo el tiempo, que valga la pena.

Que los RTs los acompañen.

Escribe:

Maríaisabel Mota
Vivo en eterno Social (Sedia) Rehab y como de ello. También dirijo @PataPirata. Escribo por necesidad de supervivencia y cordura. Soy padawan amateur, rescato Banthas, galleteo, surfeo el caos.

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios