Como parte de las celebraciones por los 80 años del Palacio de Bellas Artes, el Museo del Palacio de Bellas Artes ha creado la iniciativa Frente a Frente, que otorga un lugar privilegiado a la revaloración de los dos murales que inauguraron el museo: El hombre controlador del universo de Diego Rivera y Katharsis de José Clemente Orozco.

ORZCATH

Esta iniciativa cuenta con la realización de dos folletos conmemorativos  que incluyen datos biográficos de los artistas, una explicación didáctica y compositiva de cada mural, así como una lista de otros murales de los mismos artistas, ubicados en el Centro Histórico. Asimismo, se realizó un sitio web con información didáctica que permite  conocer tanto la historia del museo como la de la conformación de la colección permanente, al tiempo de ilustrar todas las etapas del muralismo mexicano. Esta es la liga para acceder a la página web.

Asimismo, como parte de la magna celebración, el museo conformó un programa académico anual que tuvo como eje temático la historia del museo y su colección de murales. Para tales fines, todas las noches de museos del año estuvieron dedicados al aniversario mediante pláticas sobre los muralistas del acervo así como sobre la historia del edificio, que estuvieron a cargo de distintos especialistas destacados, tales como: Mary Coffey, Idalia Sautto y Esteban King. De igual forma, el museo ofrece a todo su público visitante diversas visitas guiadas en inglés y español sobre la exposición permanente de martes a domingo a las 12:30 y 16:30 horas.

La historia

La invitación para la realización de esto murales fue por parte de la Secretaría de Educación Pública. Las superficies designadas fueron dos muros de las mismas dimensiones ubicados frente a frente en el segundo piso del recinto. Los dos artistas, quienes pintaron de manera simultánea, tuvieron libertad total sobre los temas. Diego Rivera eligió reconstruir el mural destruido para el Rockefeller center de Nueva York, mientras que José Clemente Orozco prefirió condenar visualmente el optimismo industrial del régimen. Ambos se refirieron de formas muy distintas al progreso y la máquina, pero relacionado directamente con la política e ideología del Estado. La creación de estos dos murales marcó la inauguración del Palacio de Bellas Artes en 1934.

A dos meses de la apertura del Palacio de Bellas Artes, se inauguró oficialmente el Museo de Artes Plásticas, mismo que también contó con el Museo de Arte Popular, dirigido por Roberto Montenegro, además de las Galerías de Pintura, la Sala de Estampas Mexicanas, así como una sala dedicada a la Escultura Antigua Mexicana.

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios