Durante el primer día de #CutOutFest se dieron cita, creativos, animadores y emprendedores de más de 60 países. Entre ellos, Daniel Polo de Startup Weekend, una comunidad global que fomenta el networking entre diseñadores, desarrolladores, publicistas y entusiastas para acelerar sus ideas y proyectos. Polo nos contó sobre los puntos básicos que todo pitch debe tener. Tómalos en cuenta y haz que tus proyectos reciban la atención necesaria para hacerlos despegar.

1.- Nombre del proyecto
Es lo primero que debes mostrar para que tus inversores tengan muy claro de qué se trata, ponte creativo y elige alguno que sea fácil de recordar y que defina muy bien tu producto o servicio.

2.- ¿Qué es?
Un vistazo rápido acerca de lo que estarás hablando los siguientes minutos de tu presentación. Haz una descripción breve de la idea principal. Manténlo simple, ya habrá tiempo para desglosar las características de tu producto.

3.- Introducción explosiva
Cuenta una historia que genere un vínculo emocional con tus inversores o la forma en que puedes mejorar procesos, condiciones de vida, etc.. También puede ser efectivo hablar sobre el impacto que tendrás en un grupo determinado de personas.

Imagina cualquier comercial que hayas visto, separa el producto de su contexto y todo lo que sobra casi siempre es una histórica emotiva relacionada con la marca o producto. Replica esta fórmula.

4.- ¿Qué es lo que hace único tu proyecto?
Aquí es donde debes resaltar el valor agregado de tu producto y por qué todo mundo debería adquirirlo. Responde a la pregunta ¿Cuál es la diferencia entre tú y la competencia?

5.- ¿Hacia quién va dirigido?
Segmenta de forma clara y sencilla tu público objetivo y potencialmente consumidor. Esto no sólo dará congruencia a tu propuesta, también puede ayudarte a definir la identidad gráfica y el lenguaje de tu presentación.

6.- Costos
Amplia la información sobre cuánto cuesta producir tu propuesta y cómo se distribuyen estos gastos. Le dará sentido a tu solicitud ante los inversionistas.

7.- Se puede lograr
No todos tienen claro el camino ni los elementos necesarios que hacen de tu proyecto algo realizable. Traza la línea hacía el producto final, demuestra que tienes clara la ruta y no te perderás en el camino.

8.- Equipo
No estás sólo y esto deben saberlo. Cuentas con un equipo que te respalda y que se encargará de atender cada detalle.

9.- La solicitud
Para ser honestos esta es la parte más difícil. El eterno dilema entre pedir más o menos. No lo pienses mucho y haz tu solicitud, los inversores saben que algo les vas a pedir, por algo estás parado exponiendo tus ideas. Regularmente siempre hay una contrapropuesta, no importa, lánzate sin miedo.

10.- Conocer a los inversores
Haz tu tarea. Nada te prepara mejor que conocer a tu interlocutor, analízalos y busca definir el tipo de proyectos en los que han depositado su confianza. Encuentra un patrón y trata de empatarlo a tus objetivos, siempre y cuando lo hagan de manera natural.

¿Qué otras cosas crees necesarias? ¿Haz estado en algún pitch? ¿Qué faltó, qué sobró? ¿Qué te ha funcionado? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios.

 

Escribe:

Gerardo G.
Sufro de Proyectitis aguda. Distra-ído de tiempo completo. Director de La Onda es Local

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios