Somos víctimas de estos tiempos modernos que nos obligan a actuar cada vez más rápido, y cada vez mejor. La ciudad es una jungla donde sólo sobrevive el más fuerte y la única forma de demostrarlo es con resultados; pero a veces se nos olvida que por más evolucionada que está la sociedad, nosotros seguimos siendo la misma carne y hueso de siempre.

Si quieres saber si tu trabajo de obliga a llevar tu cuerpo al límite, solo revisa cuántos de los siguientes síntomas tienes:

1. ¿Cuántas horas trabajas a la semana? En promedio deberían ser entre cuarenta y cuarenta y cinco. Si tu oficina se hace trabajar más de 60 de horas estás en un problema, y si son 80, estás trabajando por dos personas por el suelo de una sola. ¡Estás dobleteando en tu propia oficina!

2. ¿Llevas trabajo a tu casa? Si es una situación especial, al menos sabes que es cuestión de uno o dos días y ya; pero si lo haces todos los días… ¡Ups!

3. ¿Cuánto duermes? Si una empresa (que no es tuya) te está quitando el sueño para sacar la chamba, ten por seguro que a tu jefe o al dueño no le pasa lo mismo. Ya tú verás.

4. ¿Estás irritable? Es en serio, no es normal que reacciones fuera de proporción a todo lo que te dicen en la oficina, amigos o familiares. Si te sientes así… ¡DALAY!

5. ¿Has tenido problemas de salud últimamente? El exceso de trabajo se refleja en tu cuerpo, no es normal que se te dificulte dormir, estés cansado todo el tiempo, tengas cambios en tu peso sin variar su dieta y tenga migraña. Ahora que si quedar bien es más importante que tu salud, espero que tus compañeros de trabajo se acuerden de poner tu fotografía en el altar de muertos el próximo dos de noviembre.

6. ¿Puedes concentrarte? Si se te van las ideas, no te acuerdas de qué estás haciendo, no puedes concentrarte para trabajar un documento o se te olvida todo lo que pasa a tu alrededor… ¿Qué les iba a decir? Ya se me olvidó.

7. ¿Tu vida social se ha visto afectada? Si últimamente tu mejor muestra de creatividad es ponerle excusas a familiares y amigos para no verlos porque “tienes que sacar la chamba”… espero que tu jefe te ayude cuando tengas un problema personal, porque de otro modo, amigo, te estás perdiendo de la vida encerrado en un currículum.

Sé honesto, ¿cuántos síntomas padeces y qué vas a hacer al respecto?

Escribe:

Pedro Fernandez
Guionista de @ElSexoDebil, autor de 'Los Pecados de la Familia Montejo'. Culpable de @DonPorfirioDiaz.

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios