Primer acto:

Haz como que no pasa nada.

Segundo acto:

Ten una idea: seguir tus sueños.

Tercer acto:

No sabes cómo cumplirlos.

Cuarto acto:

Consigue ayuda. Recluta a la gente más improbable, poco talentosa y sin idea.

Quinto acto:

Cágala.

Sexto acto:

Piérdete.

Séptimo acto:

Vuélvete indispensable. Vuélvete una familia.

Octavo acto:

Encuéntrate.

unnamed

Más pequeños, mucho más pequeños

Para mí, hay pocas cosas más misteriosas que los hombres… ese universo paralelo tan distinto al de las mujeres, donde mucho o poco sucede (¡vaya usted a saber!), en donde, dicen, pocas veces se abren las puertas del corazón.

La amistad entre hombres, una obra de teatro y la soledad; esa terrible soledad que se va llenando con huequitos que se hallan entre las curvas plateadas, reflejantes, que por caprichosos y bien estudiados planes de Frank Gehry hacen que te veas a ti mismo distorsionado… pequeño. Así es Más pequeños que el Guggenheim, una obra dramática muy cómica, en donde se explora un mundo muy masculino lleno de pérdidas y encuentros.

La obra

Al principio, me recuerda a Un hombre ajeno, pero al ver a Adrián Vázquez pienso en la Sangre de las promesas, aunque ha actuado en ambas. Sin embargo, dejo atrás al hombre con muchos rostros y al niño Jirafa de manera rápida; pasa de ese tono a tener el propio, muy suyo. Una comedia negra a ratos, sutil y hasta de pastelazo, en donde es imposible no reflejarte o acordarte de alguien. Aquel viaje con amigos, ese momento en que te sentiste perdido, esa noche en donde nada… nada valía la pena.

DSC_1191

Dos amigos tratan de buscar inspiración en sus vidas, por lo que recurren a sus propias historias para tomar prestadas situaciones del pasado: un viaje a España que marcó lo que son ahora; los trajo a este momento y, quizá, les dé el chance de hacerla en grande: montar una obra de teatro…

Claro, toda obra escénica necesita actores, crew y fondos; por lo que hay que maquillar actas de nacimiento, tener esperanzas, llamar al casting y contratar al hombre más estúpido -mezcla entre el teatro y lo muy latino- y, por qué no, a un albino con una trágica historia familiar (¿promesas de la sangre?)

¿Cómo se monta una pieza teatral cuando no hay inspiración, dinero y talento? Pues así… uniendo sueños, verdades y soledades. Sintiéndote a la altura del mismísimo Guggenheim.

El talento:

Escrita y dirigida por Alejandro Ricaño

Con Austin Morgan, Adrián Vázquez, Hamlet Ramírez, Miguel Corral

Productor Claudio Sodi

¿Y dónde se presenta?

Teatro Milán:

Lucerna 64

Juárez

México, DF

¿Cuándo la puedes ver?

Solo agosto: viernes, 8:00 y 10:00 pm, sábados, 6:00 y 8:00 pm, domingo, 5:00 y 7:00 pm.

Escribe:

Cris Mendoza
Todóloga con preferencias claras. Nadie tiene una foto con Cuarón más fea que la mía. NADIE. Cine, tacos, belleza, estilo de vida y Thor.

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios