Doppelgänger // Narcolepsia LXIII

tumblr_n1vwg2pnPj1swgbg1o1_500

Estoy harto de ti, no puedo continuar así ni un día más, ¿qué tienes que decir a tu favor?, seguramente nada, como siempre agachado y contra la pared, asumiendo con toda calma cualquier cantidad de acusaciones, pues hoy las vas a escuchar todas, ¿sabes que tengo terror del fin de semana?, que llegue el viernes y salgas por esa puerta sin saber si quiera que el domingo volverás a casa, la zozobra es lo menos que me podría pasar en esos casos, tu inmensa habilidad para meterte en líos es lo que me destroza los nervios, como el día que era sábado por la noche y me marcaron de la procuraduría porque estabas detenido, al llegar te vi tirado en el suelo, en un cuarto lleno de podredumbre y penumbra, me volteaste a ver sin implorar compasión, ni siquiera asomaba una pisca de arrepentimiento en tus ojos por hacerme ir a tales horas por ti, los judiciales son como carroñeros y no fue fácil sacarte de esa prisión de máxima seguridad; o por ejemplo el día que me marcaron de una cantina en la peor zona de la ciudad: ¿cómo pudiste acosar a los meseros, al de la entrada y al administrador sin considerar que te meterías en problemas?, recogerte afuera del muladar no fue una grata experiencia, tuve que parar tres taxis diferentes hasta que un buen ciudadano se compadeció y me ayudó a recogerte, y qué me dices de la vez que, en uso pleno de tu infinito raciocinio, decidiste no pagar un privado en el table dance, claro ahí estuve yo pagando tu borrachera y la de tus amigos, me tuve que arreglar con la prostituta para que convenciera a su chulo de no darte la golpiza de tu vida, muy merecida no crees, muy merecido tienes el dolor, el abandono, pero de qué sirve sufrir si cada fin de semana cometes las mismas estupideces, todo mi miedo aumenta de pánico a terror cuando tienes una decepción amorosa, te conviertes en el sociópata más extremo, por ti nacieron todas las leyendas urbanas: las jeringas con sangre infectada de VIH en las butacas de los cines, vodka con drogas que es el preámbulo a la extracción de riñones, el ligue en el metro que termina en la pérdida de las córneas; debido a esos momentos en los que una ruptura del corazón abruma tu alma el gobierno protegió a los policías granaderos con trajes especiales, se mandaron a implementar refugios anti-bombas en todas las casas y en la primaria se imparte una materia especial para que sepan cómo tratarte cuando rompes con alguien, ¿es todo eso necesario?, exijo saberlo ahora, dame una respuesta ¿no tienes consideración de mí?, ¿crees que no cargo con mis propias frustraciones dignas de un pasante de Universidad?, sabes que trabajo todo los días de lunes a domingo cargando costales pesados de alimentos, que apenas y gano para tener lo esencial para sobrevivir, no puedo darte lujos, por más que quiera esto es lo que tenemos bien o mal, ¿crees que yo no necesito un descanso?, hay veces que los bultos de papas marcan mi espalda, hacen surcos de malestar, se forman canales de tensión en mi cuello, laten, tienen vida, siento que cualquier día mis hombros se independizaran de mí y sólo seré un tronco con brazos colgantes, toda esa cantidad de estrés la acumulo y la cargo por ti, esas son verdaderas marcas de vida, no como tus tatuajes que te dan un pintoresco aire de confiabilidad, tanto que a tu paso la gente se hace a un lado, me percato cómo te ceden el lugar en el metro, la multitud se abre camino a tu paso, te dejan subir gratis al transporte y los que venden mercancía pirata te regalan sus productos “para que los pruebes”, y cómo no te van a tener miedo fumas como un desquiciado, arrojas humo como una locomotora de inicios de la revolución industrial, ¿cómo no va a temerte la gente?, vamos a poner esto todavía más claro, les voy a contar a todos acerca del nefasto día, exacto, a ese me refiero, hasta que volteas y tengo tu atención, no conforme con eso me pondré cerca de un megáfono para que todos se enteren, y ahora cuando vayas por la calle volteen a verte y digan: “¡mirad!, ¡todos mirad!, ese hombre es el responsable del calamitoso día”, el lunes por la tarde los periódicos anunciaban un salto cuántico repentino, un suceso sin precedentes en la historia de la humanidad, decían: “un vórtice espacial, que posiblemente se deba a la basura galáctica o la estela de algún meteorito que viaja en una dimensión paralela, ha alterado nuestro espacio y tiempo, inexplicablemente el calendario ha saltado de viernes a lunes, las coordenadas planetarias han cambiado también: el trópico de cáncer está ahora en el polo norte y el ecuador gira ingrávido por todo el globo terráqueo”, anunciaron una emergencia nivel 10, todos los protocolos para contener el caos se pusieron en marcha, el primer edicto decía que todos los países conservaban su mismo nombre hasta nuevo aviso, segundo que las reglas físicas y químicas básicas se conservarían y en caso de modificarse sustancialmente las nuevas reglas serían publicadas en los medios oficiales, tercero la raza oficial superior dentro del planeta tierra seguían siendo los homo sapiens sapiens aunque se registraron avistamientos de ser metálicos que cantaban en las copas de los árboles sinfonías que hacían caer muertas a las aves; pobre planeta y pensar que todo esto lo provocaste tú, tú envenenaste al mundo y lo pusiste en jaque, derramaste líquidos nucleares a los ríos que provocaron el adormecimiento mundial de viernes a lunes, mientras tanto moviste todos los usos horarios y confundiste las reglas naturales, sí, fuiste tú, tú lo hiciste, disimular no te ayudará en nada ahora que todos lo saben, serás el Caín de la actualidad en una diáspora perpetua, la Malinche tendrá más gloria que tú, pero de qué me servirá toda esa culpa si no me puedo librar de ti, quisiera perdonarte la inconsciencia, la falta de empatía, el desinterés y los brotes psicóticos, y lo intento, Dios sabe que lo intento todas las mañana al ver tu cuerpo escuálido en la misma cama, de verte justo frente a mí en el espejo, de sentir tu respiración bajo mi piel, de cómo vivo aquí atrapado a la espera de salir a componerlo todo aunque eso implique tu destrucción y mi salvación, vivo con el pavor latente de que me guardes un fin de semana y no vea la luz el lunes, ¿cómo lavarme de ti?, ¿cómo limpiar mi ADN de ti?

Estoy harto de mí y ahora todos se van a enterar por qué.

Escribe:

Haití En Llamas
Internacionalista // Codificador de la realidad // transcribe el entorno y lo transforma en estética lírica // profesional dancer // soy un gran chico 😉

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios