¿Cuántas veces después de una ruptura amorosa nos prometemos “olvidar” a esa persona y a “no volver a pensar en ella”? cuando es imposible de lograrlo. Entre más nos empeñemos en “olvidar” más la recordaremos. Asimismo, en todas las culturas está muy bien visto decir “ya olvídalo” si alguien nos lastimó o nos fue mal en una situación. ¿De verdad el olvido es una cosa tan sencilla y mágica? ¿es la solución a nuestros problemas? Ojalá así de fácil fuera.

Tristemente muchas personas piensan que el olvido es similar a borrar para siempre un archivo de un disco duro. La realidad no es así, el intentar olvidar a alguien o algo no nos da soluciones, de hecho complica más las cosas porque el problema se convierte en una negación y evasión constantes. De ahí la importancia de no confundir el no pensar en alguien o algo y rechazarlo a toda costa como si nunca hubiera existido o pasado.

recuerdos

Diversos tipos de terapias emocionales, espirituales y psicológicas sostienen que aceptar el pasado tal cual fue y trascenderlo es la clave de la tranquilidad y la felicidad presentes. A todos nos duelen algunas facetas de nuestra historia de vida, pero así se dieron y tratando de olvidarlas no conseguiremos un beneficio.

Es importante no atormentarnos con recuerdos y recuerdos e irnos al otro extremo. Si bien, a lo largo del tiempo y echando mano de la madurez aquello que parecía siniestro a veces tiene una solución o entendemos la razón de los hechos, no es un proceso sencillo ni simple, pero cuando sucede es muy reconfortante.

Por lo tanto, hay que aprender a vivir con los recuerdos tal como son, tratando de revivirlos de la manera más objetiva posible. No te atormentes, si así pasó finalmente fue por un motivo o para dejarte un aprendizaje.

Y antes de que se te olvide… Nos leemos en @acantoralg

memoria

Escribe:

Adriana Cantoral
Filósofa. Cibernética. Posthumana. Psicoanálisis. Medios Sociales. Museos. Philosopher. Cybernetics. Posthuman. Psychoanalysis. Social Media. Museums.

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios