Portada: Shutterstock
El 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer. Hay mucho cariño y apapacho bien intencionado que las mujeres recibimos por las redes sociales y de muchos conocidos. Sin embargo, este día no es como el 10 de mayo, de festejo solamente, como explica ONU Mujeres “este día surgió de las actividades de los movimientos obreros a finales del siglo XX en América del Norte y Europa. Desde entonces, el Día Internacional de la Mujer ha adquirido una dimensión global para las mujeres de los países desarrollados y en desarrollo por igual. El creciente movimiento internacional de las mujeres, fortalecido por cuatro conferencias mundiales de las Naciones Unidas sobre la mujer, ha ayudado a que su conmemoración ofrezca la oportunidad de incrementar el apoyo a los derechos y la participación de las mujeres en las esferas política y económica.  El Día Internacional de la Mujer ha pasado a ser un momento de reflexión sobre los progresos alcanzados, un llamado al cambio, y una celebración de los actos de valor y determinación tomados por mujeres corrientes que han tenido un papel extraordinario en la historia de sus países y sus comunidades.

Hoy se conmemora a las niñas y mujeres con el propósito de lograr un cambio real, para que las futuras generaciones de mujeres, tengan más herramientas y se adapten mejor al mundo que tendremos. Por esa razón, me gustaría proponer algo. Todos los que están leyendo esto, hombres y mujeres, si tienen a una niña o mujer cerca, ya sea su mamá, hermana, hija, tía, etc, los invito a enseñarle algo práctico que ella no sepa. Por ejemplo hacer un presupuesto, usar una computadora, entender finanzas, sumar y restar, cocinar, planchar, lo que sea útil y que eventualmente tenga que saber hacer.

la foto (1)

Me acuerdo que cuando yo cumplí 21 años y me embarqué en la maternidad siendo muy joven, vi verdaderamente lo que sabía y no sabía hacer. No sabía lavar, planchar, cocinar, abrir una cuenta de banco, finanzas, y bueno, mucho menos como ser mamá. Según datos del UNICEF casi medio millón de mexicanas menores de 20 años dieron a luz en el año 2005 y hubo 144,670 casos de adolescentes con un hijo o un primer embarazo entre los 12 y 18 años que no han concluido su educación de tipo básico. En este mismo rango de edad, considerando a quienes tienen más de un hijo, los datos ascienden a 180,408 casos de madres.

 Es un hecho que muchas mujeres en México, adolescentes y también un poco más adultas, no tienen las herramientas para poder sobrevivir solas.  Estamos acostumbradas a depender de alguien más. Del padre, del esposo, de los tíos, los abuelos, y nos da miedo pensar que tendremos que mantenernos nosotras mismas.  Otro dato interesante que da el INEGI es que en Mexico,  la proporción de hogares con jefatura femenina pasó de 17.4% en 1970 a 24.6% en 2010  así que no empoderarlas en su crecimiento, sabiendo que hay un alto porcentaje de que ellas mantengan casa e hijos, se me hace muy preocupante.  En Estados Unidos en comparación, este porcentaje era de solo 11% en 1960 pero en 2010 alcanzo los niveles del 40%;  sin duda el resultado de un país con una mayor equidad de género.

Entonces, ¿por qué no darles desde niñas las herramientas que van a necesitar para vivir solas? ¿Qué pasa si se les muere su padre, esposo, se divorcian o simplemente quieren ser independientes?  Tengo dos hijas y me encantaría que algún día se casaran, pero sabiendo también ser independientes. Quiero poderles dar todas las herramientas para que ellas sepan que si cualquier cosa llegara a pasar, podría sacar a su familia adelante, con o sin apoyo. En mi humilde opinión creo que no hay mejor regalo para una niña, que la educación.

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios