Por: Patricio Morales.

Pocos directores recientes han capturado la imaginación de una -o más- generaciones, ganándose una devoción casi ciega por su obra como Tim Burton.  Los cientos de miles de Jack Skellingtons que a la fecha nos siguen rodeando, ya sea como figuras de colección o impresiones en playeras y mochilas son evidencia clara de esto.

 


 

La visión y creatividad de Burton son innegables y han sido objeto de innumerables análisis. Pero incluso él mismo reconocería que es casi imposible imaginar sus películas obteniendo el mismo nivel de éxito sin el sello característico que la música de Danny Elfman aporta a la receta.

Todo comenzó en 1985 cuando Tim Burton conoció a Danny Elfman, entonces vocalista y líder del legendario grupo avant-garde conocido como “The Mystic Knights of The Oingo Boingo” (Oingo Boingo en su versión más corta). Burton se encontraba en la fase de pre-producción de su debut cinematográfico como director con “La gran aventura de Pee-Wee” y era gran fan de la música de Oingo Boingo por lo que le invitó a componer la música original para la película.

 

 

Hoy, 29 años después de esa legendaria reunión, resulta casi imposible creer que Danny Elfman estuvo muy cerca de rechazar la oferta. Carente de educación formal, el compositor dudaba de su capacidad para escribir música para una orquesta completa. Afortunadamente para Burton y Elfman – sin mencionar los oídos colectivos de millones de personas- Steve Bartek, guitarrista y arreglista  de Oingo Boingo ofreció sus servicios para orquestar las composiciones de su compañero y el resto, como dicen por ahí, es historia.

La película fue un éxito crítico y comercial, dando inicio a una larga y muy fructífera relación creativa entre Burton y Elfman. Durante tres décadas, Elfman ha compuesto la música para todas las películas de Burton (exceptuando tan sólo dos) obteniendo decenas premios -entre ellos un Grammy y 5 Saturns- y una nominación al premio de la Academia.

 


 

Esta mancuerna creativa ha permitido a Danny Elfman explorar diversos temas, géneros y estilos musicales con resultados espectaculares: desde los sonidos retro-futuristas y de ciencia ficción de “¡Marcianos al ataque!”  hasta la sutileza e introspección casi folk de “El Gran Pez”, pasando por el juguetón tema de “Beetlejuice”,  las melancólicas campanas y coros de “Eduardo Manos de Tijera” o temas grandilocuentes y explosivos como “Batman”.

Por primera vez en su carrera y celebrando los casi 30 años de fructífera colaboración con Tim Burton, Danny Elfman está llevando a cabo una serie de conciertos a lo largo del globo interpretando en vivo los ya clásicos temas compuestos para decenas de películas que son un referente para nuestra cultura contemporánea.

 


 

Como parte de esta serie de conciertos, Danny Elfman llega a México el 8 y 9 de abril. El Auditorio Nacional será el escenario en el que podremos escuchar la música de Danny Elfman interpretada por él mismo, sus invitados de lujo y la Orquesta Sinfónica Nacional, totalmente en vivo.

 

Datos curiosos:

  • Aparte de su trabajo con Tim Burton, Danny Elfman ha compuesto temas clásicos para otras películas y series de televisión como “Los Simpsons” y “Ciencia Loca” (está última todavía como miembro de Oingo Boingo).
  • Danny Elfman ha cantado en muchos de los trabajos que ha compuesto para Tim Burton. “El Extraño Mundo  de Jack”, donde hizo la voz del personaje principal, es posiblemente su trabajo más famoso en ese rubro.
  • El primer trabajo cinematográfico de Danny Elfman fue en colaboración con su hermano Richard, quien es director. Uno de los factores decisivos para que Burton obtuviera permiso de los productores para contratar a Elfman fue que Paul Reuben (protagonista de “La Gran Aventura de Pee-Wee”) manifestó ser admirador del trabajo de Richard Elfman.

 

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios