Alberto Bora. Ciudad. Recorte de bus y ensamblaje, 2013

Alberto Bora. Ciudad. Recorte de bus y ensamblaje, 2013

 

Los artistas Miguel Aguirre, Abel Bentín, Alberto Borea, Cesar Cornejo, Ivana Ferrer, Haroldo Higa, Edi Hirose, Huanchaco, Diego Lama y Alice Wagner han presentado en la Galería Lucía de la Puente la muestra Paradero, colectiva curada por Carlo Trivelli.

Esta muestra expone, por un lado, el trabajo de 10 artistas peruanos que se sirven de elementos de la cultura popular para crear sus discursos así como para hablar de ella, y por otro lado, explora los procedimientos del arte contemporáneo para interpretar la cultura actual.

A decir de su curador, Carlo Trivelli, desde la irrupción de la cultura popular en los espacios del arte a partir de los años 50 del siglo pasado, esta se ha convertido en una suerte de segunda naturaleza para el arte contemporáneo. En ese sentido, no parece desencaminado plantear que las diferentes manifestaciones de la cultura popular ocupan hoy el lugar que en algún momento tuvieron la naturaleza y la historia como universos de sentido sobre los cuales se elaboran los discursos artísticos.

Paradero propone mirar un arte contemporáneo inspirado e influenciado por ese universo de lo popular. La celebración, la crítica o la apropiación de este, develan un encantamiento y hasta un enternecimiento, más allá de los cuestionamientos o lectura entre líneas que estas obras supongan.

La muestra se presenta así como un cruce de caminos, un lugar de encuentro –un paradero– entre el despliegue de estrategias propias del arte contemporáneo y la reflexión sobre nuestro trasfondo cultural.

 

Haroldo Higa - I love Lima

Haroldo Higa – I love Lima

 

Haroldo Higa reproduce “I love Lima” de uno de los más difundidos lugares comunes del merchandising turístico espontáneo. Basado en el tan difundido “I love NY” (repetido en versiones locales en innumerables ciudades del mundo) el lema toma, sin embargo, un cariz diferente en la obra de Higa: el color negro invierte la alegre celebración del eslogan y el material desechable del que está hecha la pieza le confiere un carácter de falso adorno a los elementos gráficos que acompañan a las letras.

Alberto Borea lleva a la galería secciones de carrocería de combis y coasters. El contexto de la galería propone sobre ellas una mirada estética y museográfica, que las convierte en documentos de nuestra cultura material que hablan de la estética popular y de los modos en que se asumen la modernidad y la cultura urbana en nuestro país. Una mirada de reivindicación estética y a la vez de crítica del caos del transporte público informal.

Eduardo Hirose ofrece una mirada documental a los márgenes de la vida urbana en nuestro país. Sus fotografías hablan, por un lado, de la construcción, como imagen del crecimiento y el avance de la vida –saludable y, a la vez, precario– y, por otro, del culto a los muertos. Curiosos vasos comunicantes se establecen entre ambos temas.

Diego Lama presenta una pieza que es, en cierto modo, parte del discurso curatorial de la muestra. Textos cortados en acrílico transparente se superponen para dar una hermosa, y por ello elocuente, metáfora de la superposición de discursos acerca del país. La ‘profundidad’ del texto y su ‘transparencia’ sirven de metáfora para el modo en que el imaginario sobre lo nacional se construye.

Ivana Ferrer, vuelve a uno de los temas principales de su trabajo: el modo en que la comida, en este caso las golosinas de un puesto de mercado, nos habla de lo industrializado del consumo y su fantasía. Lejos del paradigma de lo natural y nuestra vinculación con la tierra como medio de sustento, esta imagen nos habla de lo artificial que, tan dulcemente, ingerimos cada día.

Alice Wagner inventa un lenguaje plástico nuevo a partir del uso de flotadores y juguetes inflables. En su trabajo, revela lo que podríamos llamar el lado oscuro de la fantasía del mercado, de la feria o la fiesta infantil: un mundo que se desinfla, se derrite y pierde sus redondeces y brillantes colores, para dejarnos con una imagen cercana al enigma perturbador de las fantasías perdidas.

César Cornejo presenta una serie de esculturas que se suman al desarrollo de su proyecto del Puno MoCA, su museo de arte contemporáneo de puno. En este trabajo, Cornejo explora la idea misma del museo de arte y plantea tanto una visión crítica de su carácter central, casi religioso y asociado con las grandes metrópolis a la vez que ofrece una alternativa participativa, comunitaria y de bajo costo que lo convierta no en signo de desarrollo, sino en motor del mismo. Esa tensión se expresa en estas piezas de pequeño formato que amalgaman la casa puneña en construcción con los sueños de un Guggenheim del Titicaca.

Miguel Aguirre presenta dos piezas en esta muestra. En la primera, retoma la idea lúdica de ciertas calcomanías de los años ochenta que reelaboraban en clave cómica los logos, eslóganes e isotipos de conocidas marcas, con una reproducción del logo de Ikea en que el nombre de la marca ha sido cambiado por “idea”. Todo ello, sin embargo, es reproducido por una tejedora de San Pedro de Cajas en una técnica tradicional, lo que le da un giro al trabajo y lo hace alusivo a la apropiación de lo moderno y cosmopolita por lo tradicional.

La segunda pieza está formada por un conjunto de bastidores de pequeño formato que han sido forrados con una tela plástica que simula una enredadera. Dispuestos en la pared de un modo similar al que se utiliza para disponer las locetas en cocinas o baños de modo que el diseño se concatene de una loceta a otra, los bastidores, ese soporte habitual de la pintura, se convierten en vehículo de otro tipo de ilusión, una más doméstica e industrial, pero ilusión de todos modos.

Fernando Gutiérrez/Huanchaco trabaja en un proyecto de instalación en la que, a partir de ciertos elementos concretos de nuestra cultura material, explora las resonancias del discurso nacionalista.

Abel Bentín trabaja esculturas que ponen en escena la ilusión que nos ofrecen el discurso publicitario y el mundo del consumo globalizado. Es la única mirada que no se centra en lo que podríamos llamar la cultura local. Pero por eso mismo es una llamada de atención al modo en que los fenómenos culturales traspasan fronteras. Una observación detenida de todos los otros trabajos incluidos en la muestra permitirá constatar hasta qué punto la cultura popular local hilvana temas y motivos de circulación global.

Paradero
Miguel Aguirre – Abel Bentín – Alberto Borea – Cesar Cornejo – Ivana Ferrer – Haroldo Higa – Edi Hirose – Huanchaco – Diego Lama – Alice Wagner
Del 17 de octubre al 16 de noviembre de 2013
Curaduría: Carlo Trivelli

Galería Lucía de la Puente
Paseo Sáenz Peña 206 A, Barranco. Lima – Perú
Tel. (511) 4779740 / (511) 4770237
www.gluciadelapuente.com

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios