Octubre.

Décimo mes del año.

Mes en el que en 1492, Cristobal Colón llegó al continente Americano y que marca la mitad del otoño en turno. Sus 31 días son engalanados con motivos de Halloween, que para algunos, ofrece la oportunidad de comer dulces hasta el hartazgo.

¡Oh, Octubre! ¡Caléndula tu flor y el ópalo tu piedra! ¡De cempasúchil tu color!

¿Qué más podríamos pedir que enalteciera tu belleza y nos hiciese anhelar tu regreso?

¡Afortunados aquellos que tenemos vida al momento de tu arribo!

Popurrí de colores, aromas, tradiciones y sabores.

Eso eres Octubre.

No podíamos pedirte nada más.

¿O sí?

En México, al menos, estamos acostumbrados no sólo a pedir, sino a exigir que octubre traiga consigo una conciertiza loca que nos deje en la ruina financiera, y que resulte en el agotamiento de los huesos. Una conciertiza tan severa que pocas personas se atreven a asistir al 100% de los eventos agendados en el mes. Una conciertiza, que por muy buena que esté, difícilmente será superada el siguiente octubre.

Octubre del 2013 no es la excepción.

El hype de este mes comienza, desde hace algunos años, con el anuncio del Line-up oficial del afamado Festival Corona Capital, caracterizado por un anuncio banda por banda en diversos medios y que constituye un cartel envidiable por varios festivales de talla internacional. Ese es el primer indicio de que Octubre promete. Posteriormente, comienzan a anunciarse giras a nuestro país de nuevas bandas, bandas legendarias, giras del adiós, giras del regreso, giras del segundo adiós, bandas que no se separaron nunca pero que dejaron de sacar discos en los noventa… en fin. Bandas por todos lados. Bandas para aventar para arriba (bueno… algunas bandas, por la edad, no podrían ser aventadas hacia arriba sin correr el riesgo de una fractura de cadera…).

“¿Por qué?”, nos preguntamos siempre los jóvenes asalariados. “Octubre, ¡¿Quieres dejarme en la ruina, o qué?!”, reclamamos con impotencia. Sabemos que se vienen shows muy buenos, y que nuestra voluntad de asistir es mucho mayor a nuestra responsabilidad para ahorrar… incluso más grande que nuestra propia cartera. De alguna manera tenemos que quitarnos estas ganas. Ir a la mayor cantidad de conciertos en Octubre porque, de otro modo, nos quedaríamos con las ganas para siempre, y eso es completamente inaceptable porque YOLO. Así que ahorramos, mendigamos, participamos en trivias, hacemos llamadas a estaciones de radio, le decimos a la novia (o al novio) “de aniversario de [inserte aquí un número] meses llévame al [Inserte aquí el concierto de su preferencia]”, volvemos a hablar con nuestros padres, pedimos domingo a nuestros tíos (a pesar de que ya no estemos en edad de hacerlo)… La gente en nuestro país jamás ha sido tan emprendedora como cuando llega Octubre…

En Apolorama sabemos que no es un mes fácil. Entendemos por lo que estás atravesando. Conocemos esas ganas que tienes de ser la envidia de tus amigos de Facebook de presumir que estuviste en todos y cada uno de los conciertos y festivales de octubre. Creenos: estamos igual que tú.

¿Por qué estamos igual que tú? Pues… vemos la lista de conciertos que se vienen a partir de mañana. Son envidiables. ¡Míra la lista nada más! Es de antojar… Pero también es de desembolsar. Y mucho. Honestamente, hay Ninis que nos sorprenden porque, a pesar de los costos de los boletos, siempre están en todos los eventos del mes. ¡TODOS! Pero como modestos participantes en el sistema económico nacional debemos ser honestos con nosotros: es de magnates ir a todos. Y hay personas que no son magnates pero que logran ir a todos los conciertos porque tomaron sus precauciones y fueron comprando sus boletos a medida que se anunciaron las preventas. Así pesa menos. La neta.

Y, ¿si no fuiste precavido? Hagamos cuentas:

  • Avicii (4 de octubre): de  $1450 a $400
  • Crystal Castles (4 y 5 de octubre): de $770 a $540
  • Atoms For Peace (9 y 10 de octubre): de $1142 a$ 600
  • Claxons (10 de octubre): de $996 a $311
  • Corona Capital (12 y 13 de octubre): $1860 (precio para ambos días)
  • Muse (18 y 19 de octubre): de $1176 a $384
  • Kashmir (19 de octubre): de $821 a $487
  • Tame Impala (24 de octubre): de $690 a $465
  • Blonde Redhead (25 de octubre): de $821 a $487
  • Black Sabbath (26 de octubre): de $1397 a $300

¡Oh Octubre!

¡Tus eventos y glamour!

Eso quiere decir que si quieres estar hasta adelante en todos los conciertos y no te importan los precios, tendrías que desembolsar en un sólo pago unos $11,123 (ya con cargos de la empresa internacional de los boletos). Si no te importa estar en los lugares de atrás, entonces el desembolso es de $5,834. Aquí vale la pena hacer un paréntesis y reflexionar en ese punto de la Reforma Hacendaria que aumentaría los precios de los boletos en un 16% aproximadamente. Eso nos pondría en peores aprietos, ya que entonces las cantidades por pagar serían de $12,902.68 ó de $6,767.44… pero esa es arena de otro costal.

Habiendo dicho todo lo anterior, seguramente te preguntas si Apolorama te ayudará a completar tu colección de conciertos de octubre. La respuesta es: no sabemos. Nos gustaría. Es más: nos encantaría poder llevarte a todos y cada uno de los conciertos de octubre. Y lo que es más dramático: a nosotros nos haría muy felices poder asistir a todos ellos. Pero no podemos prometer nada. Sí podemos prometerte una cobertura muy chingona de estos conciertos, pero sobre lo otro, mejor manténganse al tanto.

Eso o ahorren mejor desde ahorita para el siguiente año. No olviden que todavía falta pagar las chelas y el transporte.

Mucha música para todos.

Escribe:

Amín Cárdenas
Le rompieron el corazón el 18 de febrero de 2013 y desde entonces no ha vuelto a ser el mismo de antes. No se lleva bien con el camarón. De día le da hambre. De noche escribe Tweets como Lic. @Servibar

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios