Emilio Rangel es residente de Terreno Baldío y estudió en la Esmeralda. Trabaja con varios materiales pero sin duda, la plastilina epóxica y otras técnicas las domina maravillosamente,  creando personajes loquísimos de dibujos animados como sus peggies  hipersexuadas y una rana René muy complaciente con el género femenino, puras piezas como el diría “coquetas” que narran historias que satirizan el comportamiento humano. Su crítica cuestiona la condición humana y su paralelismo con los rasgos aparentemente “antihumanos” o animalescos. 

En Genealogía, logró hacer una especie de antología de todo ese mundo materializando cruzas genéticas entre animales y dibujos animados, humanos y dibujos y humanos y animales.  Su obra ha sido expuesta en  Dinamarca, EU y México, entre otros lugares.

Échale un ojo a su trabajo y dale #poderatusideas

¿Qué tienes que decirnos?

comentarios